Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hosteleros de la calle Los Castaños de Arriondas exigen ampliar sus terrazas

Los empresarios demandan que se peatonalice la vía, tal y como se ha hecho con otras de la villa

Dos clientes, sentados ayer en una terraza de Los Castaños. | E. S. R.

Los hosteleros de la calle Los Castaños de Arriondas continúan “en desigualdad de condiciones” con respecto a otros establecimientos con sede en la capital parraguesa. “Estamos peor que el año pasado, han cerrado una nueva calle en Arriondas y a nosotros vuelven a dejarnos fuera de la reordenación que realiza el Ayuntamiento y, por tanto, el número de clientes cada vez es más pequeño porque no tenemos posibilidad de ofrecer un espacio tranquilo, y porque no hay manera de ofrecer más espacio para nuestras mesas y sillas”, se quejan.

“Nuestras terrazas tienen capacidad, cumpliendo las restricciones sanitarias de dos metros de distancia entre sillas, de colocar dos y tres mesas, no más, no hay posibilidad de ampliación. Pagamos nuestros impuestos según nos corresponden, pero no nos podemos beneficiar de las medidas extraordinarias por la crisis sanitaria, como es la ampliación de terrazas sin coste añadido”, recuerda. Sin embargo, “estamos viendo que otros negocios, que no tenían terraza previa, pueden sacar mesas sin pagar por ellas porque sus calles han sido peatonalizadas o cerradas al tráfico y pueden ampliar el servicio con total libertad”, subrayan. “No es que no queramos que el resto no ponga terrazas, les corresponda, o no, es que no queremos que se creen agravios comparativos, ni que nuestros clientes no tengan sitio en nuestras terrazas simplemente porque aquí se cierran calles de forma arbitraria”, denuncian enfadados.

El pasado año los hosteleros afectados, cuatro negocios, acudieron ante el Gobierno local a presentar sus quejas. Y enviaron una carta en la que manifestaban su “malestar” con las medidas adoptadas en cuanto a la reurbanización de las calles sin contar con ellos: “Nadie nos propuso ninguna solución para aumentar el número de mesas en nuestras terrazas; ni el año pasado, ni éste. Y ahora, aunque tal vez sanitariamente vayamos a estar mejor, económicamente estamos peor”, después de acumular cierres y restricciones. Entienden que “hay garajes” que impiden la peatonalización total, pero “hay opciones” de sortear depende de qué entradas, como la que existe en otra zona a un supermercado. Piden “igualdad” de trato, y si no es una restricción de vehículos completa, “sí poder colocar más mesas en horarios determinados” al menos mientras duren las restricciones.

Compartir el artículo

stats