Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Saúl Pascual Asprón | Presidente del colectivo de empresarios de la comarca de los Picos de Europa (Incatur)

“Queremos mejorar la experiencia del turismo de los Lagos, aportarle calidad”

“Estamos muy contentos y agradecidos de que el Principado se sume a la mesa de trabajo con los empresarios, muestra voluntad de diálogo”

Saúl Pascual Asprón.

Saúl Pascual Asprón.

Saúl Pascual Asprón, presidente del colectivo de empresarios de la comarca de los Picos de Europa (Incatur) celebra la disposición al diálogo del Principado, que ha aceptado la invitación para formar parte de la mesa de trabajo constituida junto a la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) para contar con un punto de encuentro en el que todas las entidades implicadas puedan compartir información y adoptar consensos en torno no solo al plan de acceso a los Lagos de Covadonga, sino también a diversas cuestiones que afectan al sector turístico de la zona. El Ayuntamiento de Cangas de Onís anunció desde el principio que se integraba en este foro, cuya primera reunión tendrá ya lugar el próximo viernes.

–¿Cómo les ha hecho saber el Principado que acepta su invitación a formar parte de la mesa de trabajo?

–Nos ha llegado una carta comunicando que se suman a la iniciativa. Se unen responsables de dos consejerías, de la de Turismo y de la de Cohesión Territorial.

–¿Qué manifiestan las cartas?

–Su voluntad de sumarse a la mesa del plan de acceso a los Lagos. Valoro que haya voluntad de dialogar, de sentarse con nosotros.

–¿A qué atribuye el cambio de posición de la Administración autonómica?

–Yo lo que quiero poner en valor es la disposición al diálogo. Nosotros simplemente habíamos dicho que no habíamos tenido respuesta. Y ahora ha llegado y la agradecemos. Lo importante es que queremos tener un punto de encuentro donde pueda fluir la información, consensuar y aportar ideas, porque de lo que se trata es de trabajar para mejorar toda la experiencia que tiene que ver con los Lagos de Covadonga, con el transporte y con la movilidad, pero no solo eso, sino con la experiencia que tiene el visitante.

–Explíquese.

–La finalidad de la mesa es compartir información entre las partes y dialogar, poner en común, para tratar de mejorar lo que es el plan de acceso y la experiencia de los Lagos. Se trata de que el turista se vaya con una perspectiva de un turismo de calidad. Pero para ello nosotros tenemos que tener información de primera mano, es decir, el Principado puede aportar datos sobre quién y cuánta gente viene que nos vienen muy bien para valorar la afluencia turística, para contar con una serie de datos que nos ayudan a poder plantear y presentar propuestas para mejorar la situación.

–La mesa de trabajo se reúne por primera vez el martes. ¿Con qué participación? ¿Quiénes estarán ya presentes?

–Sí, el viernes es el primer encuentro. Estarán los representantes que el Principado decida enviar, responsables de FADE, de nuestro colectivo y del Ayuntamiento de Cangas de Onís, que aceptó la invitación a formar parte de la mesa.

–¿Qué esperan de este primer encuentro?

–La primera reunión va a ser de aproximación, para conocernos un poco todos y poner un punto de partida, aunque nosotros ya llevamos mucho tiempo con esta cuestión. De hecho habíamos participado en el grupo de trabajo del plan de acceso a los Lagos que se formó en el 2018 y del que se sacaron varias ideas. Se envió también al Principado entonces y había implicados asociaciones, taxistas, grupos de montaña... Que se sume el Principado está muy bien. Estamos contentos y agradecidos de la voluntad de diálogo que nos han demostrado.

–¿Confían en que se alcancen acuerdos?

Claro, es nuestra voluntad. Vamos con esa voluntad de diálogo y de aportación, de ideas que puedan ayudar no solamente a que en un momento dado se tomen medidas sanitarias sino que a la vez se pueda tener en cuenta la economía de la zona, que depende mucho de este recurso natural que tenemos.

–El sector empresarial de la comarca, turismo y hostelería, están muy tocados por tantos meses de restricciones sanitarias que han afectado a la movilidad y, por tanto, a la llegada de visitantes. ¿Se ve alguna luz?

–El sector está muy cansado. Porque, además, se miraba a esta pasada Semana Santa como un momento para ver si cogíamos un poco de oxígeno, de aire, para poder de ganar tiempo y llegar al verano. La esperanza estaba un poco puesta ahí, en esos días. Pero la verdad que, al final, las cosas fueron como fueron y la Semana Santa fue mal, fue muy mala. Entonces, es lógico que la gente no esté animada, que esté de capa caída, claro.

Compartir el artículo

stats