Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aparcamientos en la nube y otras ocurrencias

La falta de talante negociador y de capacidad de los políticos

En su último año en la alcaldía Charo Fernández Román presentó un anteproyecto de ordenación del área del Campu Les Rolles, junto a la ría, entre el centro de salud y el puente. Con infografías desarrollaba soluciones lógicas para uno de los dos principales problema locales de las últimas décadas (los aparcamientos, pues el otro es el puente) y de paso ofrecía una ubicación para el auditorio que también necesita la villa, pues no es de recibo andar montando carpas cada poco en la Plaza Nueva, que fue concebida para articular el espacio urbano y no para ser ocupada de forma tan molesta y abusiva. Y quiero recalcar lo de "lógicas" porque lo lógico, práctico y racional es aprovechar el mejor espacio de que dispone ahora la villa, una vez desaparecida la nave de Delfa.

Y también sería lógico utilizar en la misma unidad urbanística el suelo que ahora ocupa la plaza de abastos, un edificio cerrado y fuera de uso que no se puede utilizar para otra cosa debido al mal estado de la obra y a unas deficiencias estructurales, acústicas y distributivas que lo hacen prácticamente inservible para otros usos que no sean los de mercado, que ya fue desalojado de allí hace décadas. Gústenos o no, el destino de este inmueble no es otro que su demolición para permitir el aprovechamiento urbano de una zona tan necesaria para la comunidad, que no se puede permitir el (dudoso) lujo de vivir contemplando un edificio cadáver.

Lo más decepcionante del anteproyecto de Charo fue que lo presentó de manera casi personal, sin consenso con los demás grupos municipales y me temo que sin apoyo del suyo propio, Foro, que ella abandonó poco después para incorporarse a la candidatura comarcal de Ciudadanos. La consecuencia de la falta de consenso se sigue notando hoy, pues todos los grupos municipales, incluido Ciudadanos (que en Ribadesella ha sido absorbido por el PSOE, o eso es lo que parece), ignoran olímpicamente la única propuesta conocida para el Campu Les Rolles, el mejor espacio de la villa y de todo el concejo. Este sitio parece gafado desde su construcción en los años veinte, pues se hizo para remediar (o más bien parchear) el paro obrero, pero nunca hubo un plan de utilización ni un consenso básico entre administraciones. Lo que no faltó fue el despotismo, las cacicadas y los abusos, a los que habrá que sumar ahora la negligencia, la inanidad y el tancredismo de nuestros próceres contemporáneos. Algunos de ellos no sabrán lo que significa "tancredismo", pero bueno será que aprovechen la ocasión para averiguarlo y se apliquen el cuento quienes le corresponda.

El panorama local es más bien desalentador, para qué engañarnos. Nada se sabe de la reparación del puente que iba a hacerse este mismo año, según decían, pero ahora nos distraen con el bonito globo veraniego de unos (futuros) aparcamientos en La Atalaya (eliminando el pabellón deportivo), con una rotonda de acceso por el cementerio, una nueva carretera de bajada a la villa (la pendiente es de cuidado) y unas escaleras mecánicas o algo similar para conectar el parking con el pueblo, pues deben ser conscientes de que la ubicación no es de fácil acceso. Viene a ser una idea muy chiripitifláutica de aparcamientos como en la nube (y lo digo no sólo por la altura, sino por lo gaseoso de la propuesta), pero no se acaba de entender que ignoren y desdeñen una zona inmejorable como es la del Campu les Rolles. Seguramente lo hacen para no tener que asumir una postura valiente con la plaza de abastos: mejor mirar hacia las nubes, como Don Tancredo.

La oposición no parece muy activa en este asunto. Ni en otros, pero no es el tema. De Foro ya era de esperar que no aplaudiera una idea venida de Charo, aunque se sigue esperando su propuesta de ubicación para los aparcamientos. De Ciudadanos no cabe esperar acciones propias, pues su representante está funcionando como un concejal socialista completo, cobrando su medio sueldo. El portavoz del PP, que picó el anzuelo y aceptó la invitación del PSOE para entrar en la comisión de gobierno (perdiendo con ello capacidad de maniobra), parece que acepta y apoya la idea del PSOE, lo cual parece que le exime cómodamente de presentar una propuesta propia del PP y que le anima a decir que "una vez que se hayan hecho los aparcamientos hay que peatonalizar la calle del muelle". El representante de Pueblu (cuya propuesta de aparcamientos tampoco se conoce, si es que existe) ha calificado de "ocurrencia" lo dicho por el PP, y yo no descartaría decir algo parecido de la propuesta del PSOE, pero ya que la oposición calla, otorga o disimula, quien debería hablar de aparcamientos es la ciudadanía y la sociedad civil. Y después el electorado, si es que sirve para algo en estos tiempos de política gaseosa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats