24 de mayo de 2008
24.05.2008

Bodas de plata del alcalde Masip

La Corporación de 1983, la primera de la democracia de un regidor socialista, cree que se ha perdido «el espíritu de confraternización»

24.05.2008 | 02:00

Marta PÉREZ

Un hombre apoyado en un bastón y en un amigo se adentra, caminando con dificultad, en la plaza del Ayuntamiento de Oviedo. La imagen es de ayer y el hombre el mismo que veinticinco años atrás asía bien firme el bastón de mando del Consistorio: Antonio Masip Hidalgo. Ayer se cumplió un cuarto de siglo de la toma de posesión del primer regidor socialista de la democracia en la ciudad, Masip, y la Corporación de entonces se reunió para celebrar la efeméride.


Antonio Masip, ahora eurodiputado, ha cambiado mucho, según como se mire. El paso de los años y dos ictus cerebrales han hecho mella en el físico. Por dentro se ha vuelto más tolerante. Él mismo lo admite: «Posiblemente ahora soy más tolerante y más abierto». Por los demás también han pasado los años. Dos exclamaciones: «¡No te conocía!» y «¡cómo pasa el tiempo!» fueron las palabras más repetidas en el primer saludo entre los miembros de la Corporación que echó a andar el 23 de mayo de 1983. Ocho de ellos han fallecido: el ex alcalde Luis Riera, Rogelio Fuego, José Manuel González Fernández-Polanco, Cándido García Riesgo, José Manuel Bango, Pedro Amandi, Purificación Tomás y Aurora Puente. El resto, exceptuando a Pedro Sánchez Arjona, a quien no consiguieron localizar, participaron todos del encuentro: Antonio Masip, Jesús González Aparicio, Avelino Martínez, Covadonga Bertrand, Ignacio Sánchez de Posada, Pedro Blanco, Enrique Pañeda, José Manuel Rodríguez «Lolo», Ramón Corral Santoveña, Begoña Pérez y Antonio Simón, por el PSOE. Antonio Ladenta, Jesús García Suárez, Emilio Llano, José Antonio García Arias, Ismael Mori y Ovidio Sánchez, por el PP. También estuvieron Ignacio Bravo, que sustituyó a Ismael Mori, y Aurina Fernández, que entró por Luis Riera.


La primera parada de los actos conmemorativos fue la iglesia de San Isidoro, donde se celebró una misa por los que ya no están, entre ellos el recientemente fallecido Rodrigo Grossi. En su lugar estuvo su viuda, María Ignacia Queipo, quien, una vez más, recibió el pésame de los amigos.


Las evocaciones de la época pasada fueron constantes. «Fueron tiempos de mucha ilusión, una época de cambio», comentó Covadonga Bertrand. «Fuimos una Corporación que defendimos las ideas con firmeza, pero fuera del Pleno, tan amigos. Se llevaba la rivalidad mejor que ahora», explicó Antonio Landeta. «Recuerdo la época como muy agradable. Gente joven, con ganas de hacer cosas por la ciudad», observó Avelino Martínez. «La Corporación de entonces no se parece en nada a la de ahora, había un espíritu de confraternización», añade Martínez. El actual presidente del PP en Asturias, Ovidio Sánchez, por el contrario, cree que la política no ha cambiado tanto desde aquellos años. «Lo que ha cambiado es la comunicación, gracias a los medios», dijo ayer.


La Corporación del 83 fijó ayer el reto de volver a reunirse dentro de veinticinco años. « Y si no estamos, los que estén, que nos recuerden», apuntó Masip.


Después de la misa los participantes en la reunión celebraron una comida de hermandad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine