14 de octubre de 2010
14.10.2010
El ranking SIR 2010

Las Humanidades y las Biociencias lastran el balance investigador de la Universidad

Los mejores resultados de los estudios hechos en Asturias, por encima de la media nacional, se registran en las áreas de Salud y de Ciencias Físicas

14.10.2010 | 02:00
Las Humanidades y las Biociencias lastran el balance investigador de la Universidad

Chus NEIRA

La investigación en el ámbito universitario internacional se mide por el impacto que los estudios tienen y por los ranking de referencia. El Ranking Internacional de Instituciones de Investigación (SIR) es precisamente el que mide esta repercusión de los estudios realizados en universidades y centros investigadores de todo el mundo. Su informe mundial correspondiente a 2010 situaba a la Universidad de Oviedo, como adelantó ayer LA NUEVA ESPAÑA, en un discreto trigésimo puesto entre las 51 universidades españolas analizadas. El índice del impacto de sus investigaciones estaba en 1.06, por debajo de la media nacional, de 1.09. A pesar de que el volumen de trabajo era bueno y también lo era el porcentaje de publicaciones realizadas en revistas de referencia, a la Universidad de Oviedo le faltan más trabajos realizados en colaboración internacional. Ahora, gracias a los listados sectoriales del ranking SIR, que dividen estos análisis en cuatro áreas de conocimiento, también se sabe que la nota mediocre de la Universidad de Oviedo es el resultado de buenos índices en las ramas de Salud y de Ciencias Físicas, por encima de la media nacional, y de índices bastante flojos en las áreas de Biociencias y Ciencias Sociales y Humanidades.

El ranking del SIR mide tres variables, el porcentaje de trabajos realizados en colaboración internacional, el porcentaje de estudios publicados en revistas de prestigio y el índice de impactos normalizados, donde la Universidad de Oviedo obtiene una media de 1.06. Eso quiere decir, explica Félix Moya-Anegón, investigador jefe del SIR y profesor del CSIC, que la institución «recibe un 6% de citación más en cada uno de sus campos que la media de impacto de la investigación de las casi tres mil instituciones analizadas».

La cifra, analizada a la luz de las divisiones sectoriales, que en el caso del SIR fragmentan los ámbitos de conocimiento en «Salud», «Biociencias» (en inglés Life Sciences, un término que aquí excluye la parte médica pero que incluiría todas las biotecnologías), «Ciencias Físicas» y «Ciencias Sociales y Humanidades», muestra quiénes aportan los mejores y los peores resultados para la nota media de la Universidad. Así, el mejor índice de impactos lo obtiene el apartado de investigaciones de la Salud, con un 1.17. Le sigue el índice de Ciencias Físicas, que con un 1.10 también está por encima de la media nacional de 1.09. Y en la parte baja, con menos citaciones que las respectivas medias mundiales, están los estudios de Biociencia, con un índice de 0.97, y los de Sociales y Humanidades, con sólo un 0.80 de índice de impactos.

En los otros apartados, son también las Ciencias Físicas las que ofrecen el mejor resultado en porcentaje de publicaciones en revistas de referencia (60.32%) y las Biociencias, a pesar de su bajo índice de impacto, obtienen el mejor porcentaje en cooperación internacional dentro de la Universidad de Oviedo. El campo de las Humanidades y las Ciencias Sociales ofrece, por contra, los peores índices en todos los ámbitos: son los que menos trabajos han publicado (422 entre 2004 y 2008), con un menor porcentaje de colaboración internacional (18,01%) y un menor porcentaje en revistas de referencia (32,94%).

Félix Moya-Anegón resume así la situación general de la Universidad de Oviedo sin el distingo de las áreas: «Su posición en volumen de producción es razonable, de acuerdo al número de investigadores que tiene y es comparable a universidades similares. Su porcentaje de trabajos en revistas top es razonable, incluso por encima de centros parecidos. Y la colaboración internacional es un poco más baja de lo esperado. Eso tiene una influencia negativa, porque cuando uno publica en revistas buenas pero con poca colaboración está perdiendo una parte de citación que podría recibir de instituciones y países con los que colabora. Para estos índices importa mucho el valor reputacional, y la reputación de una institución depende también de la reputación de tus colaboradores, que te puede dar mayor visibilidad. Al final, la colaboración internacional importa porque tiene que ver con la visibilidad internacional de tus resultados».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído