25 de mayo de 2011
25.05.2011
40 Años
40 Años
Perfil

«El diseño prueba toda su eficacia en el lineal de un supermercado»

«Nos dejamos seducir por el corazón, pero las palabras son lo primero»

25.05.2011 | 02:00
Pati Núñez muestra su diseño para las botellas de agua de Fuensanta.

Premio Nacional de Diseño 2007

Elena FERNÁNDEZ-PELLO

Pati Núñez es la primera y única mujer con un Premio Nacional de Diseño, un hecho que ella acepta con naturalidad y con la confianza de que pronto se sumarán más compañeras a la nómina de galardonados. Nuñez, con un estudio de diseño gráfico de referencia desde 1985, imparte estos días, en la Escuela de Arte de Oviedo, un taller en el que enseña cómo obtener y procesar información de un cliente para diseñar una identidad corporativa, una imagen de marca o un envoltorio. «Diseñar no es ofrecer una solución estética y formal, hay que ir más allá y buscar un concepto», afirma.


-Eso significa que el punto de partida es el lenguaje, ¿no las emociones?


-El lenguaje, las emociones son importantes en un «packaging», no tanto en una imagen corporativa. Antes de poner a trabajar la mente nos dejamos seducir por el corazón, pero las palabras son lo primero para emprender un diseño.


-Usted sostiene que el diseño es comunicación y que no tiene nada que ver con el arte.


-Así es, tanto si se trata de una imagen corporativa como de un producto. El arte es otra cosa, una expresión libre y personal. Los diseñadores trabajamos con estrategias y al servicio de un cliente.


-¿Es difícil conseguir la colaboración del cliente?


-Cada decisión del diseño tiene que estar razonada, si todo tiene un sentido el cliente lo recibe mejor y se siente más seguro.


-En la última edición de «Motiva», las jornadas de diseño que organiza la Escuela de Arte, los profesionales se quejaban de cierto descuido en el diseño cotidiano.


-Hay de todo, gente que mantenía un envoltorio descuidado y cuando ve que su vecino vende más porque tiene una buena imagen se da cuenta de que el diseño es una arma de venta muy poderosa.


-Usted fue una de las protagonistas del «boom» del diseño catalán, allá por los noventa. ¿Qué fue de todo aquello?


-Fue la prensa la que creó aquel «boom». El interés por el diseño crecía y dio sus frutos. Ahora los medios de comunicación consideran que el diseño no es tan interesante, pero se ha ampliado la cultura del diseño y en Cataluña hay más escuelas que nunca, queda por saber cuántos de sus alumnos encontrarán trabajo con esta crisis.


-Su estudio diseña los envases de los productos de RNB, los cosméticos que vende Mercadona. El diseño solía asociarse a exclusividad.


-Es cierto que suelen venir a buscarnos clientes con productos muy exclusivos, pero con RNB estoy muy satisfecha. En un supermercado la compra de un perfume es muy de impulso, el diseño es decisivo como arma de venta, en el lineal de un supermercado prueba toda su eficacia. Si no funcionara, Mercadona no habría podido vender el año pasado seis millones de botellas de perfume, como hizo.


-Es la única mujer con un Premio Nacional de Diseño. ¿Cómo lo explica?


-Como profesora de Diseño he tenido más alumnas que alumnos y en mi estudio han trabajado más mujeres que hombres. Las mujeres tenemos una capacidad de visión más radial, llegamos a más detalles e ideas a la vez. Una empresa sólo de hombres no me funcionaría. Me hace falta la valentía de los hombres y el cuidado por los detalles de las mujeres. Nosotras somos menos ambiciosas y no nos importa trabajar a la sombra, pero en el futuro habrá más mujeres con el Premio Nacional.

Pati Núñez


(Figueras, Gerona, 1959).


En 1985 abrió su propio estudio de diseño.


Premio Nacional de Diseño 2007.


Ganadora de 11 premios «Laus».


Entre sus clientes están Loewe, Armand Basi, Vinçon, Fuensanta, la Fundación Joan Miró, RBN y Swacht.

«Una empresa sólo de hombres no me funcionaría, necesito la valentía de los hombres y el cuidado por el detalle de las mujeres»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook