Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un himno para hacer colegio en San Lázaro

El profesor Fernando Corujo compone una canción para las Escuelas Blancas inspirada en el barrio que se convierte en el "estribillo más pegadizo de los pasillos"

Fernando Corujo toca la guitarra sentado en el hito del kilómetro cero, en Arzobispo Guisasola, frente a las Escuelas Blancas.

Fernando Corujo toca la guitarra sentado en el hito del kilómetro cero, en Arzobispo Guisasola, frente a las Escuelas Blancas. NACHO OREJAS

A Fernando Corujo Marcos le encanta cantar y tocar la guitarra en cualquier lugar. A la hora del desayuno ensalza las virtudes del hito del kilómetro cero de Oviedo en una cafetería de la calle Arzobispo Guisasola: "Frente al mojón, punto inicial, el punto cero de nuestra ciudad, comenzarás a caminar hacia el futuro con libertad". Acaba la entonación, baja la guitarra y le da un sorbo al café con leche. "Es curioso que algo tan simple se haya convertido el estribillo más pegadizo de los pasillos". Este profesor de Música es el autor del himno del colegio de San Lázaro, conocido como las Escuelas Blancas, y ha conseguido que los chavales no sólo lo canten en "ocasiones especiales" -como el acto de fin de curso o un aniversario-, sino que lo consideren como "algo muy suyo".

En realidad, el himno tiene casi una década. Por aquel entonces la dirección del colegio encargó a Corujo, que al igual que ahora impartía música, la composición (letra y música) de una canción para una Olimpiada escolar. "Gustó bastante y de manera oficiosa se convirtió en el himno".

Las seis estrofas del tema invitan a conocer la escuela y hacen referencia a su ubicación en San Lázaro y a la multiculturalidad de sus aulas. "Creo que toda la comunidad educativa se siente identificada con la letra", explica el autor, que también imparte clase a lo largo del año en las aulas corales y las rondallas del municipio, coordinadas por Basilio Argüelles y que están a punto de cumplir dieciocho años de historia.

Corujo da clases de guitarra como actividad extraescolar en las Escuelas Blancas, Germán Fernández Ramos (en Pando), Ventanielles y los colegios públicos de la Gesta. "Desde 1997 han pasado miles de niños por las aulas, que se han convertido en un referente musical en la ciudad", explica el profesor, inmerso ahora en la preparación de un videoclip para conmemorar el aniversario de los talleres, puestas en marcha por la Concejalía de Educación.

Compartir el artículo

stats