Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevas denuncias de usuarios por las esperas y la falta de médicos en La Lila

Los pacientes aseguran que las demoras en la atención primaria son de más de una hora y que les cambian los doctores sobre la marcha

Los usuarios hacen cola en La Lila, en una fotografía de archivo.

Los usuarios hacen cola en La Lila, en una fotografía de archivo. NACHO OREJAS

Los usuarios del centro de salud de La Lila se quejan de las largas esperas y los cambios de médico en Atención Primaria. Esos problemas vienen de largo y los propios facultativos han advertido reiteradamente de la saturación del centro sanitario.

Ayer por la mañana algunos usuarios referían que la situación era "insostenible". Contaban que habían tenido que esperar durante más de una hora a ser atendidos por el médico con el que habían sido citados y en algunos casos el facultativo había terminado su turno sin poder pasar a consulta a los enfermos que esperaban fuera. Uno de los afectados contó que la solución, tomada sobre la marcha, fue pasar a todos los pacientes que seguían esperando a otro facultativo.

Tanto los usuarios como los médicos del centro sanitario denuncian un deterioro en la atención. Las vacantes por jubilaciones y bajas no se cubren y los cupos de enfermos se reparten entre los médicos que quedan.

El pasado mes de noviembre, para rebajar las esperas en primaria, que por aquel entonces eran de hasta diez días, la Gerencia del área sanitaria modificó los cupos de pacientes asignados a cada médico, aumentándolos. Los profesionales lo interpretaron como una "represalia" e incluso como una estrategia de "acoso".

La medida no parece haber solucionado los problemas de un centro de salud que da atención a los vecinos del centro y al que llegan las urgencias que se producen en la zona más concurrida de la ciudad, no solo de residentes sino de los trabajadores de las oficinas y los negocios de las proximidades, de las estaciones de tren y autobús, de la comisaría y de la gente que está de paso.

Los problemas por la falta de facultativos no se restringen a ese centro sino que se extienden, en mayor o menor medida, al resto de los centros de salud de la ciudad, desde los que también llegan quejas por las largas esperas para ser recibido en consulta.

Compartir el artículo

stats