Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gripe lleva al límite la capacidad de resolución de las urgencias del HUCA

El hospital atiende una media diaria de 338 pacientes, 60 más que en los dos años previos En el mercado no hay médicos para reforzar plantillas

María Amor Cano con su hija Marisol Feito.

María Amor Cano con su hija Marisol Feito. IRMA COLLÍN

Con dos lunes consecutivos por encima de los 420 pacientes atendidos, el servicio de Urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) está al límite de su capacidad de resolución. La epidemia de gripe, que este año se ha adelantado con respecto a los inviernos anteriores, sumada a la carencia

"Hay que reconocer que estamos al límite del desbordamiento, pero hasta el momento hemos conseguido resolver las situaciones sin problemas reseñables", explicó ayer Luis Antuña, responsable del servicio de Urgencias del HUCA, quien no obstante agregó que "sí es cierto que tenemos que priorizar y que, en consecuencia, algunos pacientes menos graves están teniendo que esperar más tiempo para ser atendidos". En términos generales, en los medios sanitarios se da por asumible toda estancia en el área de urgencias que no rebase los 240 minutos (cuatro horas).

La gripe y las complicaciones respiratorias propias de esta época del año son la causa de muchas de las visitas a urgencias de la tarde de ayer. Tres hermanos de Belmonte de Miranda -Enedina, Segundo y Rubén Fernández Feito- acudieron al HUCA con su madre, Inés Feito Riesgo, de 77 años, por las razones antes citadas: un proceso gripal asociado a dificultades del aparato respiratorio. "Están atendiéndola con normalidad", declararon a este periódico en la sala de espera.

Ismael Peláez Martínez, de La Espina (Salas), estaba con su mujer, de 63 años. "Tiene un problema crónico de bronquios. Cada poco tenemos que venir a urgencias, y en otoño y en invierno con más frecuencia", explicó.

A las once de la mañana había llegado al HUCA María Amor Cano Riesgo, de Grado, acompañada de su hija Marisol Feito. Forma parte del colectivo de mayores que se opone a vacunarse de la gripe. "¿De qué estoy mala? Tengo muchas cosas encima, y ahora ando con un poco de neumonía", señaló la mujer al marcharse del centro sanitario, a las cuatro y media de la tarde.

Asen Spasov, natural de Bulgaria y casado con una mujer de Lugones, esperaba fuera mientras atendían a su suegra, que al igual que su marido sufre con frecuencia dificultades respiratorias.

Con todo, esta fuerte subida de la afluencia de pacientes no sólo está motivada por la acción de la gripe en la gente mayor. Luis Antuña apunta la notable presencia de pacientes jóvenes, así como la proliferación de problemas traumatológicos (más de un centenar sólo el lunes de la semana pasada). Quizá es este factor el que más claramente pone de relieve la ausencia de médicos en los centros de salud del área sanitaria de Oviedo. Este déficit de facultativos, que ya había sido anticipado por este periódico, se explica por la renuncia temporal de los interinos que preparan la oposición, y también porque muchos médicos de plantilla están disfrutando este mes de los días libres que el Gobierno central les había quitado en 2012 y que más tarde les devolvió.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats