Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Bádminton Oviedo y el OCB lanzarán el chupinazo de las fiestas de San Mateo

Ellas lograron un histórico campeonato de España y ellos disputaron por tercer año consecutivo el play-off de ascenso a la ACB

Víctor Pérez, del Oviedo Baloncesto.

Víctor Pérez, del Oviedo Baloncesto. LNE

El equipo femenino del Bádminton Oviedo, actual campeón de España, y el masculino del Oviedo Club Baloncesto (OCB), que compite en la LEB Oro, serán los encargados de lanzar el chupinazo con el que darán inicio las próximas fiestas de San Mateo, el viernes 14 de septiembre. Las chicas del club de bádminton ovetense consiguieron ganar por primera vez la Copa de España de clubes mientras que el primer equipo masculino del OCB disputó por tercera temporada consecutiva el play-off de ascenso a la ACB.

La gesta del Bádminton Oviedo es de las que se consiguen a base de un esfuerzo y dedicación poco recompensados. Unas jugadoras que están lejos del profesionalismo por remuneración pero que entrenan cada día como el que más. Tanta dedicación tuvo como premio proclamarse campeonas de la máxima categoría de clubes de su deporte, algo que no había logrado ningún otro equipo de la ciudad. Su presidente, Nicolás García, reconoce que para ellos es "muy importante". "No somos profesionales y nuestros jugadores y jugadoras hacen un esfuerzo muy grande, con pocos recursos y sin ser profesionales. Son muchas horas a la semana y, además, tienen unos estudios que llevar adelante", añade.

Otro de los protagonistas será el Oviedo Baloncesto y su capitán, Víctor Pérez (Sevilla, 1982). El andaluz, que lleva ya seis campañas defendiendo los colores del Oviedo y que ha renovado por otros dos, será el elegido por el club para representarle en el inicio de las fiestas de San Mateo. Víctor es ya una institución dentro de un club con el que logró el ascenso de la LEB Plata a la LEB Oro y con el que ha disputado cuatro play-off de ascenso a la ACB, los tres últimos de forma consecutiva. El escolta sevillano mantiene ahora el sueño de dar un paso más y alcanzar la máxima categoría española de baloncesto, la ACB, pero sin volverse loco y manteniendo los pies en el suelo.

"Quiero agradecer al Ayuntamiento que permita al Oviedo Baloncesto estar representado en un acto tan bonito, en las fiestas grandes de la ciudad", dice el escolta sevillano. En lo personal, para él es un "colofón muy bonito" para un año en el que nació su primer hijo, Alejandro. "Llevará siempre en el carné de identidad que ha nacido en Oviedo", señala. El sevillano promete luchar por lo máximo esta temporada y, sobre todo, garantiza que los aficionados se volverán a sentir orgullosos de su equipo: "La gente se va a seguir divirtiendo cada partido en Pumarín".

Compartir el artículo

stats