Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comerciantes y vecinos alertan de la presencia de ratas en la Gesta

Los roedores ya se han colado en algunos negocios y han sido vistos recorriendo el parque infantil que hay en la zona

Uno de los locales de la plaza de la Gesta afectados por la presencia de roedores.

Uno de los locales de la plaza de la Gesta afectados por la presencia de roedores. MIKI LÓPEZ

Comerciantes y vecinos de la plaza de la Gesta y alrededores alertan de la presencia cada vez más continua de ratas y ratones cerca de sus negocios y del parque infantil de la zona.

"Si vienes por la mañana les puedes hacer una foto", afirma Aida Alonso, dueña de un quiosco de la zona. Según algunos vecinos, los avistamientos de estos animales se producen normalmente cerca de las siete de la mañana.

"Desde hace unos tres meses veo pares de ratas cuando vengo a abrir", afirma Manuel Álvarez, regente de la cafetería que hay frente a la plaza, quien hace unos días tuvo que echar a un ratón de su local tras intentar colarse en un quiosco y en la farmacia de la zona. Entre los puntos señalados por los vecinos y comerciantes como refugio de los roedores se encuentran un local abandonado en la parte trasera de la parroquia de San Francisco la calle Fermín Canella y el parking situado bajo la plaza.

Además de los avistamientos ya se ha producido algún incidente. "Dañan los coches. Hace poco se comieron los cables de uno en el parking, no logró arrancar y dijeron que fueron las ratas", cuenta Alonso. Mientras, desde el aparcamiento de la zona explican que sus instalaciones están equipadas contra los roedores. "Tenemos trampas, hay en cada planta, pero no se ven", explica una de las trabajadoras de control del parking subterráneo.

En el centro de la plaza se encuentra un parque infantil donde los niños que frecuentan la zona ya se han topado con roedores. "Estábamos jugando al fútbol y vimos un ratón cruzar el parque, se metió por los arbustos y luego por unas rejas", cuenta un alumno del colegio la Gesta.

"En siete días, tres los veo, a veces sueltos y otras en pareja, porque van a más", alerta Álvarez, quien ya piensa en acudir a las instituciones para intentar solucionar la situación.

Compartir el artículo

stats