Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Neuman: "El diccionario piensa la realidad palabra por palabra"

El autor, que el jueves estárá en Oviedo, escribe "llevando la contraria al texto de la RAE sin falsearlo"

Andrés Neuman, en una imagen promocional.

Andrés Neuman, en una imagen promocional. LNE

Andrés Neuman (Buenos Aires, 1977) es uno de esos hombres que aplican a las palabras todos los significados posibles. En su libro "Barbarismos" se enfrenta al Diccionario de la RAE y aporta definiciones maravillosas. Para Neuman, un viejo es "un joven tomado por sorpresa" y el azul es "el color preferido de los que no tienen color preferido". Podría parecer un libro para jugar, para divertirse, pero también aporta cargas de profundidad: la maternidad es "el momento de plenitud de una trabajadora antes de ser despedida".

Neuman estará el jueves en la Biblioteca de Asturias para hablar de lo suyo, de sus libros, pero también para escuchar a sus lectores. Llega a Oviedo para celebrar las dos primeras décadas de la editorial Páginas de Espuma. Viaja con su editor, Juan Casamayor, algo poco habitual.

Neuman nació en Buenos Aires y sus padres se exiliaron en Granada y eso ha aportado un extra a su lenguaje. "He tenido que aprender dos veces mi lengua materna", asegura. Y lo ha hecho con nota. Hasta llegar al punto de que en sus libros es capaz de asombrar sin alharacas. "Me gusta el asombro más que la sorpresa, el asombro es una forma de estar en el mundo, es una disciplina, y la sorpresa te la dan los demás, es alguien que te trae un paquete".

En ese camino hasta lograr asombrar al lector, Neuman destruye el lenguaje o, como él dice, lo "desaprende". Toma cada palabra y busca el matiz "que me emociona más que la extravagancia". Toma el término, el significante, y lo deja macerar. Huye de algo que rechaza, "nos sabemos las palabras de memoria", lamenta. A través de lo que denomina "despojamiento tenso" logra que "cada palabra haga un esfuerzo por ocupar su lugar más expresivo" y alcanza un estado "similar a cuando respiras hondo en un lugar con aire puro y te das cuenta de que llevas respirando mal toda la vida". No es más ni menos que "insuflarle un poco de oxígeno a la sintaxis".

Neuman se planteó sus "Barbarismos" como un contradiccionario, hacer una versión de la RAE "después de sostener muchas peleas con él". Quiso "llevarle la contraria al diccionario pero sin falsearlo". Y lo hace porque encuentra muchas contradicciones en ese libro que marca el uso del español y en el que "incluyen términos tecnológicos para hacer un lifting pero mantienen acepciones misóginas y xenófobas", dice Neuman, que mantiene que "se toman decisiones muy tradicionales". Pone como ejemplo que hasta no hace mucho se definía al huérfano como aquella persona que ha perdido "especialmente al padre". "Se revisó solo en la última actualización". En los años 90 la RAE seguía diciendo que la alcaldesa era la mujer del alcalde, "pero luego andan muy rápidos para meter cualquier novedad que aparezca en Twitter y luego tendrán que retirarla".

Neuman es un apasionado del diccionario, que es "lo más poético del mundo porque piensa la realidad palabra por palabra". Esas palabras no son las mismas en su Argentina natal que en su España de juventud y etapa adulta. "Si algo me enseñó ser un niño inmigrante a otro país de habla hispana es que toda palabra puede ser cuestionada".

De esto y muchas otras cosas hablará el jueves con Juan Casamayor, un editor que hace veinte años tuvo un arranque de locura al poner en marcha una editorial que publicase solo cuentos contemporáneos, la mitad españoles y la mitad hispanoamericanos, y ensayos clásicos. Neuman se embarcó en la aventura, "cuando me contaron el proyecto dije que yo quería fracasar con aquel tipo". Fue lo contrario. Neuman es una de las voces más acreditadas en la literatura en castellano, y la editorial goza de buena salud, tanto como para emprender este viaje de celebración que les trae a la ciudad.

Compartir el artículo

stats