DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla del HUCA, harta de los robos: "Las cámaras no sirvieron para nada"

Los trabajadores denuncian que los hurtos continúan porque los vídeos se revisan a posteriori, cuando ya no es posible dar caza a los ladrones

El entorno del HUCA.

El entorno del HUCA. LNE

La instalación de decenas de cámaras de vigilancia para mejorar la seguridad contra los robos al personal del HUCA no ha servido para nada. Al menos eso denuncian varias víctimas de los continuos hurtos producidos en las taquillas, quienes achacan las actuaciones delictivas a la falta de una vigilancia constante que permita dar caza a los ladrones antes de que logren escapar con el rostro cubierto y sin dejar rastro.

"Las cámaras no sirvieron para nada, porque se dejan grabando y sólo se revisan cuando hay denuncia, es decir, cuando ya no puedes pillar al caco", sostiene una trabajadora, indignada por haberse encontrado su taquilla totalmente revuelta y con varios objetos personales sustraídos.

La falta de soluciones efectivas después de las continuas quejas desde la apertura del complejo sanitario molesta, y mucho, a buena parte de los 5.000 empleados del centro. "Llevamos cuatro años así y es muy triste que la gente ya vaya cambiada de casa por miedo a los robos", explica Covadonga Pérez, ya habituada a ver como compañeros celadores y auxiliares de enfermería se encuentran sus taquillas asaltadas por amigos de lo ajeno.

Fuentes sindicales admiten que las denuncias sobre este tipo de sucesos son habituales, a pesar de que la plantilla es conocedora de que la Policía Nacional investiga a varias personas vinculadas al centro como presuntos autores de estos hurtos. Por ello, el pasado viernes se trasladó a través de la junta de personal las quejas sobre la falta de soluciones efectivas ante unos problemas de seguridad ante los que se reclama más personal de seguridad vigilando en las instalaciones.

Los problemas de seguridad

Robos continuos. Desde la apertura del HUCA las quejas del personal sobre robos en las taquillas son constantes.

Gran Hermano. En junio de 2017, Sanidad anunció que se instalarían cien cámaras de vigilancia para frenar los hurtos. Las primeras se colocaron en agosto, pero los casos continuaron.

Vigilancia. Las víctimas reclaman vigilancia en directo de las cámaras en vez del sistema de grabación actual, que sólo permite revisar las mismas después de una denuncia, facilitando la fuga de los cacos, que actúan con la cara tapada.

Compartir el artículo

stats