DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Botas para andar en familia | Por tierras de Sobrescobio

El reino de las alturas

La ascensión al pico La Xamoca comienza en Campiellos e invita a disfrutar de bosques de castaños, collados y pastizales de montaña

Una cabaña derruida.

Una cabaña derruida. A. A.

La subida al pico La Xamoca se inicia en la localidad de Campiellos (Sobrescobio), donde se encuentra un panel de la ruta. Es necesario atravesar el pueblo siguiendo las marcas hasta llegar a una pista que tiene el firme de hormigón.

Se asciende por la pista que lleva junto al depósito de aguas del pueblo, cubierto por un tupido bosque de castaños. Pronto se llega a una bifurcación en la que hay que seguir hacia la izquierda para alcanza el collado del Arcu, que tiene a su vera una cabaña remozada.

El camino prosigue en ascenso bajo los árboles, serpenteando por la ladera para llegar a la collada de Ricau, donde se abandona el bosque. Desde allí se contempla a la izquierda el alto del Ronzón. Prosigue el ascenso hacia la collada de Canigüe desde donde ya se observa el pico La Xamoca, así como el collado de Saus en la zona más occidental.

El trazado de la pista hace una pronunciada curva hacia la derecha. Poco después se llega al cruce de la Llinariega. donde sale a la izquierda que enlaza con la pista que viene de Las Campas y Fabarín. A partir de aquí aparece un tramo de dura pendiente hasta llegar al lugar de Lombetín donde la senda marca otra pronunciada curva a la izquierda. Constituye un fantástico balcón-mirador hacia todo el valle del arroyo de Comillera. Se puede admirar en todo su esplendor el pico Peña Blanca y todo el cordal que desde la cima se prolonga hacia la derecha para desembocar en el collado Saus y el paredón rocoso que culmina en la Peña La Xamoca.

La subida sigue de forma moderada, lo que invita a disfrutar del bosque que vamos dejando atrás. Principalmente vetustos castaños salpicados de algún roble y haya El bosque va quedando por debajo y surge una primera imagen de la cima de la Xamoca. Pronto se alcanza la braña Corrales de los Llagos, a 980 metros de altura, donde existen dos pequeñas charcas, la mayor parte de las veces secas. Ante los ojos se muestran conocidas montañas de los concejos de Caso, Laviana y Aller

Llagos es un conjunto de cabañas restauradas y praderías en lo alto de la sierra, unas mesas y bancos así como un mirador, desde donde se contemplan el pueblo y el embalse de Rioseco, así como todos los montes circundantes. En la margen izquierda hay una amplia y empinada pradería, en cuya parte alta hay una fuente-abrevadero situada a la izquierda de la torre más alta del tendido eléctrico. Más arriba, un poste sostiene dos paneles indicadores: hacia la izquierda señala a La Xamoca, y hacia la derecha al collado Unqueru. Siguiendo la indicación hacia la Xamoca vuelve a introducirse en un pequeño bosque, con sendero marcado. Tras el descanso se inicia la ascensión final al Pico por la campera, dejando a la derecha los restos de un murete de piedra hasta un bosquete de hayas y espinos, tras el que el sendero acomete la Cuesta del Vegreru hasta alcanzar la cima por la rocosa crestería del cordal. Aquí la ruta gira bruscamente a la derecha para dirigirse hacia la cresta rocosa y, una vez en ella, continúa por la cresta hasta base del pico, donde se acomete la ascensión a la cima por la frontera del hayedo que se deja a la derecha.

Desde la cumbre de La Xamoca, cuyo nombre se debe a la población de saúcos que acogen sus laderas, el panorama es grandioso: al sur, el valle del Nalón, el embalse y las foces del Llaímo; en el horizonte, el Cuyagaryos y la Sierra del Crespón; al este, el embalse de Tanes; al norte, a la vista entre hayas, Peña Mayor.

Compartir el artículo

stats