Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tráfico busca a los 15.844 multados de La Bolgachina para devolverles el dinero

La DGT enviará un formulario a los cazados desde 2016 por el radar irregular para que pidan el reembolso l La cifra total rondará el millón de euros

Tráfico busca a los 15.844 multados de La Bolgachina para devolverles el dinero

El radar del túnel de La Bolgachina de Oviedo ya es historia y los damnificados por su funcionamiento irregular durante los últimos cuatro años serán compensados. La Jefatura Provincial de Tráfico y la Dirección General de Tráfico (DGT) decidieron ayer, en una reunión celebrada a mediodía en Madrid, devolver las 15.844 multas de los últimos cuatro años impuestas por el dispositivo, ubicado en la autopista en sentido León. El acuerdo incluye sobreseer las sanciones en tramitación, así como enviar formularios para que quienes pagaron soliciten la devolución del dinero.

Aunque Tráfico no aporta cifras globales, podría tener que enfrentarse a la devolución de alrededor de un millón de euros. En caso de que todas las multas fueran mínimas, es decir, de 50 euros con pronto pago, el montante total a devolver sería de unos 800.000 euros. No obstante, esta cifra podría crecer tanto por los conductores que no ejercieron el abono con pago reducido como por las sanciones de mayor cuantía por superar con más amplitud el límite de velocidad.

La decisión de los responsables del organismo dependiente del Ministerio del Interior deja fuera a los multados antes de 2016. Según ha podido saber este periódico, la medida excluye a los sancionados anteriormente porque los expedientes habrían prescrito. De todos modos, no se descarta que afectados por las multas anteriores a esta fecha acudan a los tribunales al considerar demostrado la irregularidad de los cobros realizados años atrás.

La DGT optó por invalidar los expedientes sancionadores atendiendo al mismo argumento aportado por el conductor Samuel Morán para que le retirara una multa impuesta por el radar en 2017. Este vecino de Ribera de Arriba afincado en Gijón alegó que el dispositivo captaba a los vehículos más allá de una señal de fin de prohibiciones, donde el límite pasaba a ser de 120 kilómetros por hora y no de 90 como reflejaban las propias multas.

Envío certificado

La comunicación a los afectados se realizará mediante el envío de una carta certificada. En aquellos casos en que se haya pagado la multa, la carta incluirá el impreso para solicitar la devolución del importe de la multa, en el que habrá que anotar el número de cuenta del sancionado. Tráfico facilitará también un sobre con franqueo pagado en destino para remitir la documentación al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas.

Con esta medida, la DGT trata de evitar un aluvión de denuncias por parte de los conductores. El pasado sábado, la Unión de Consumidores de Asturias (UCE) dio un ultimátum a Tráfico. Si no rompían su silencio tras casi tres meses y no daban una "solución clara", su presidente, Dacio Alonso, acudiría a la Fiscalía del Principado de Asturias a presentar una denuncia por una presunta prevaricación administrativa. Alonso veía entonces indicios de delito por haber continuado sancionado pese a conocer el mal funcionamiento del dispositivo desde que se dio la razón a Samuel Morán por primera vez en 2018.

La respuesta de Tráfico no se hizo esperar. Apenas unas horas después anunciaron a través de un comunicado oficial que habían desactivado el dispositivo "nada más conocer de la existencia de sus problemas". Asimismo, indicaron que lo habían trasladado a otra caja ubicada en otro punto de las carreteras asturianas y se comprometieron a retirar la caja y la señalización del punto de control de velocidad de La Bolgachina. Este último compromiso lo ejecutaron entre la tarde del martes y la mañana de ayer, miércoles.

Compartir el artículo

stats