Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reclaman la reparación de la fuente de los Cuatro Caños, dañada desde julio

El monumento está vallado desde que uno de "los mayorinos del Angliru" chocó contra él con su coche

La fuente de los Cuatro Caños, vallada desde el pasado mes de julio.

La fuente de los Cuatro Caños, vallada desde el pasado mes de julio. F. V.

Los vecinos de La Corredoria se ponen "de mala leche" cada vez que pasan por Cuatro Caños y fijan la vista en la fuente de finales del siglo XVIII que preside la rotonda. La estructura -un símbolo de identidad y todo un emblema para el barrio- lleva vallada desde el pasado mes de julio, cuando un conductor -el cabecilla de los "mayorinos" del Angliru- se estampó contra ella con su coche. "Ya es hora de que la reparen. Llevamos siete meses esperando", señalan los representantes del colectivo vecinal Asparve.

El Ayuntamiento explicó en su día que los daños provocados por el accidente de Héctor Carballo -uno de los siete jóvenes que se quedaron atrapados por la nieve en la Cueña les Cabres en enero del 2018 protagonizando un suceso viral a raíz de sus conversaciones con el jefe de sala del 112- serán subsanados cuando el Consistorio y la Dirección Deneral de Patrimonio del Principado concluyan los trámites que requiere la intervención en una fuente que está declarada como bien de interés cultural, con categoría de monumento, desde el año 1993. Pero eso no es suficiente para los vecinos. "Está bien que se tenga cuidado con los bienes patrimoniales, pero en siete meses les ha dado tiempo de sobra", denuncian las mismas fuentes.

La fuente fue diseñada por Manuel Reguera a finales del siglo XVIII, formando parte entonces de las estructuras complementarias de la llamada "Carretera de Castilla".

El día que Héctor Carballo destrozó parte de la fuente de los Cuatro Caños arrojó una tasa de 0,78 en la prueba de alcoholemia. "Sí, el conductor era yo. Había salido de trabajar y tomé algún cacharro, pero lo importante es que no le ha ocurrido nada a nadie", explicó al día siguiente el joven durante una conversación telefónica con LA NUEVA ESPAÑA. Héctor Carballo iba con otro varón y con una joven de veinte años que resultó herida leve.

Compartir el artículo

stats