Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Croquetas para dibujar sonrisas

Un grupo de amigos pone en marcha una recaudación de fondos para repartir 100.000 frituras en una "food truck" a sanitarios y personas vulnerables

Ignacio Díaz Aguado, José Luis González del Valle y Enrique Somolinos, ante un plato de croquetas como las que repartirán en una "food truck".

Ignacio Díaz Aguado, José Luis González del Valle y Enrique Somolinos, ante un plato de croquetas como las que repartirán en una "food truck". LNE

Un bocado suave, sedoso y con gusto a jamón que por un momento te hace olvidar los problemas. La croqueta. Ese es el producto que cuatro amigos quieren dar gratis en Oviedo a colectivos en primera línea de fuego durante la pandemia o especialmente vulnerables. Su objetivo es sacarles una

"La idea se nos ocurrió hace un mes más o menos, cuando vimos en los medios de comunicación que a una médica de Barcelona le escribieron en el coche 'rata contagiosa'. El clima está tan caldeado, los sanitarios tienen tanto trabajo y hay tal cantidad de personas pasándolo mal que queremos aportar nuestro granito de arena para calmar las cosas", explica González del Valle, conocido como Coque. Una frase del desaparecido tenista estadounidense Arthur Ashe les sirvió de inspiración: "Start where you are. Use what you have. Do what you can" ("Empieza donde estés. Usa lo que tienes. Haz lo que puedas").

Al cierre de esta edición, el grupo había recaudado 3.230 euros, que en términos de croquetas son unas 30.000 unidades que ya están almacenadas sin coste alguno en una nave con congelador industrial de la empresa Frigozero en Asturias. En concreto, 25.174 croquetas. Setenta personas han respondido a su llamada hasta el momento aportando donaciones dispares en función de la capacidad económica de cada uno, desde cinco hasta cien euros, por ejemplo.

La comida viene de Navarra, de la marca de precocinados artesanos Fridela, y la furgoneta desde donde las freirán y repartirán también está allí. "Tengo unos amigos que me dejan la furgo. Lo único que tenemos que hacer es trasladarla", matiza Coque, que aún no sabe dónde ni cuándo podrán estacionar el vehículo en Oviedo, aunque le gustaría hacerlo en el entorno del HUCA.

El grupo de amigos está pendiente de recibir el visto bueno municipal y regional a su proyecto. De hecho, están acabando de redactar un plan de seguridad y salud con la empresa Délcom para garantizar que no haya aglomeraciones frente al "food truck" o demostrar la trazabilidad y calidad del producto, entre otros requisitos.

Pendientes de recibir luz verde, los autores del proyecto "100.000 croquetas. 100.000 sonrisas" se han puesto en contacto con Cáritas, la Fundación Vinjoy y la Fraternidad de Francisco, en Avilés, para donarles parte del producto que ya ha llegado a Asturias procedente de Navarra. Para lograrlo, les gustaría que los reservistas se encargasen del reparto. De hecho, ya han solicitado una entrevista con el delegado de Defensa en Asturias, el coronel Juan Luis González, para coordinar la entrega.

Como la fecha de instalación de la furgoneta está en el aire, los amigos todavía no han cuadrado agendas para hacer turnos cuando llegue el momento de freír y distribuir las croquetas, pero es posible que busquen a voluntarios que se unan a la iniciativa en la medida de sus posibilidades. "Quizá 100.000 sonrisas no serán bastante para terminar con este virus, pero sin duda ayudarán a combatirlo. Entre todos estamos seguros de que lo conseguiremos", reflexionan los artífices del proyecto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats