Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Deja al borde de la muerte a su pareja tras darle un puñetazo en su portal en Oviedo

Los agentes pudieron comprobar por las cámaras de seguridad cómo el hombre agredía a la mujer, que como consecuencia sufrió un paro cardiaco

La Policía Científica durante su intervención. IRMA COLLÍN

La Policía Nacional detuvo ayer en Oviedo a un hombre "que supera los sesenta años" por asestarle un puñetazo en la cara a su pareja -una mujer de su misma edad- y provocar que sufriese un paro cardiaco a consecuencia del ataque. La mujer tuvo que ser trasladada con urgencia y "en estado muy grave" al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) después de haber sido reanimada por los sanitarios, que estuvieron durante más de media hora tratando de salvarle la vida en el portal en el que ocurrieron los hechos, el número 8 de la ovetense Plaza Primo de Rivera, en el edificio de Salesas.

El suceso se produjo pasadas las diez de la noche. Los agentes que detuvieron al agresor pudieron comprobar después que no tiene coartada para negar su autoría. De hecho, las grabaciones de las cámaras de seguridad del portal registraron "claramente" el momento en el que el detenido golpeaba a su pareja en la zona de los ascensores. No era la primera vez que le pegaba. Al menos eso es lo que aseguran los vecinos que conocen a la pareja. "Decía que le tenía pánico", explica una mujer que prefiere mantenerse en el anonimato. "Ella tiene problemas de salud. Estaba cada dos por tres en el hospital por temas del corazón y otros achaques, pero siempre me decía que prefería estar allí porque así no tenía que estar con él en casa", añade.

La pareja, que reside en el tercer piso del edificio, suele ejercer la mendicidad. El presunto agresor, de hecho, es muy conocido por pedir a las puertas de un concurrido supermercado de la zona. "Ella va a la iglesia de Salesas, pero siempre me dice que al volver le quita todo el dinero. Llevaba tiempo diciendo que no estaba segura con su pareja", explica otra vecina.

Además de la Policía Científica y de los agentes de la Policía Nacional que se encargaron de la detención también acudieron al lugar de los hechos los voluntarios del albergue municipal, que se llevaron a dos perros que conviven en el piso con la pareja. "Uno de ellos mordió al hombre -por el detenido- la semana pasada porque le levantó la mano a ella en casa. Al menos eso fue lo que nos contó después", aseguran las vecinas.

El suceso provocó que muchos de los residentes en el portal -con muchas viviendas- tuvieran que arremolinarse a la entrada del mismo hasta que los sanitarios y la policía terminaron su trabajo. Eso desató un efecto llamada. "Aquí vive mucha gente y como no nos dejan entrar se nota que ha pasado algo. Por eso todo el que pasa por la calle se está parando", explicaba uno de los residentes en el número 8 de la plaza Primo de Rivera.

Al cierre de esta edición la mujer permanecía en el HUCA en estado muy grave y su agresor encerrado en comisaría a la espera de pasar ante el juez. Las próximas horas serán cruciales para saber si la mujer va a seguir o no con vida tras la agresión.

Compartir el artículo

stats