Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bomberos piden comprar carabinas para atajar la “pandemia” de la velutina

Confían en que la utilización de perdigones envenenados frene la proliferación de unos nidos que se cuadruplicaron en el último año

Bomberos retirando un nido de avispa asiática en las inmediaciones del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega el pasado mes de octubre.

Bomberos retirando un nido de avispa asiática en las inmediaciones del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega el pasado mes de octubre. LNE

Los bomberos quieren atajar a tiros el crecimiento exponencial de la presencia de la velutina en Oviedo. Los efectivos del cuerpo municipal han solicitado al Ayuntamiento la compra de carabinas con las que poder disparar perdigones envenenados a los nidos de avispa asiática. La solución, aseguran, permitiría resolver en un menor tiempo las numerosas salidas realizadas por el equipo especializado en este tipo de incidencias, que prevé cerrar el año con la retirada de más de 400 nidos, frente al centenar eliminado a lo largo de todo el 2019.

La presencia de la especie invasora ha obligado a los bomberos ovetenses a cambiar su organización. Actualmente, existe un equipo especializado que se ocupa de hacer frente a lo que el jefe del cuerpo, Luis Díaz Montes, califica como “la otra pandemia”. El servicio cuenta con un listado de voluntarios con el que, cuando se acumulan varios avisos de este tipo, conforman un grupo de tres efectivos que entre las cinco de la tarde y las once de la noche se encarga de fulminar a los insectos.

Actualmente, Oviedo utiliza dos métodos para combatir a la velutina. Los nidos en fase de construcción se retiran directamente procurando eliminar a la reina, mientras que los más desarrollados son erradicados mediante la inyección de veneno. Sin embargo, algunos servicios se complican. Cuando las avispan deciden crear su hogar en lo alto de grandes árboles o espacios de difícil acceso los bomberos llegan a jugarse el pellejo para poner la inyección letal. Son estas situaciones las que han llevado a los responsables del servicio a reclamar las carabinas para ganar en efectividad.

El sistema ya ha sido probado en varios sitios con éxito. Este tipo de armas hacen posible disparar desde lejos a las colmenas, logrando la misma efectividad en el objetivo de matar a las velutinas y ahorrando al mismo tiempo muchas horas de servicio. “Con esta nueva técnica podríamos resolver más incidencias en menos tiempo”, sostiene Díaz Montes.

La demanda ha sido trasladada al concejal de Seguridad Ciudadana, el popular José Ramón Prado, quien ya trabaja para que la petición sea atendida desde la concejalía de Economía. Al igual que el resto de áreas, Prado ha remitido al edil Javier Cuesta un listado de prioridades de cara a los presupuestos del próximo año, si bien las estrecheces económicas provocadas por el coronavirus pesarán mucho a la hora de establecer prioridades en los diferentes departamentos municipales.

La solicitud de los bomberos no pilla de sorpresa al equipo de gobierno, pues las cifras hablan por sí solas. Los 102 nidos retirados a lo largo de 2019 ya parecieron una cifra demasiado elevada, pero la situación se ha agravado en el presente ejercicio hasta tal punto que a falta de finalizar 2020 ya se han quitado 359 nidos. “La previsión es que la plaga siga creciendo en los próximos años”, advierte el jefe de Bomberos, visiblemente preocupado por la tendencia alcista de la plaga.

Compartir el artículo

stats