Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo exige al Ministerio que defina ya la Ronda Norte tras casi tres años en estudio

Nacho Cuesta critica que la obra se retrase cuando ya es una “imperiosa necesidad” y los urbanistas creen “urgente” conocer sus características

naranco

naranco

La paciencia se agota. El gobierno ovetense y los arquitectos que se están haciendo cargo de la revisión del Plan General de Ordenación (PGO) urgen al Ministerio de Transportes (antiguo Fomento) a que defina de una vez por todas el trazado y las características técnicas de la Ronda Norte, a la vista de que el proyecto lleva casi tres años en fase de estudio informativo y que ya se ha superado con creces el plazo inicialmente previsto para elaborar esa documentación. En concreto, el departamento que ahora dirige José Luis Ábalos (PSOE) encargó el trabajo en abril de 2018 a la consultora madrileña TRN Taryet por 760.000 euros y un periodo de ejecución de dos años que expiró hace nueve meses.

“El gobierno de Pedro Sánchez lleva un retraso considerable con respecto a la futura Ronda Norte, ya tenía que habernos trasladado hace meses los posibles trazados de la vía que se ha comprometido a ejecutar en nuestra ciudad y aún no nos ha comunicado nada”, lamenta Nacho Cuesta, concejal de Urbanismo. El también primer teniente de Alcalde subraya que los efectos de la demora se agravan por la “imperiosa necesidad” que tiene Oviedo de contar con una circunvalación que alivie los problemas de tráfico en barrios como La Florida, Vallobín o Ciudad Naranco. A su juicio, y a expensas de lo que determinen los informes encargados por el Ministerio, lo que precisa la ciudad es un trazado “soterrado con un túnel por la falda del Naranco, que no sea agresivo con el entorno ni con la fisonomía externa del monte”. “Esperamos que la solución tenga conexiones suficientes con la trama urbana, con especial interés en Cuyences, Prados de la Fuente, Las Campas y San Claudio”.

Pese al tiempo transcurrido desde que concluyó el plazo inicial, el proyecto de la Ronda (conocido oficialmente como Acceso Norte a Oviedo) continúa en fase de estudio informativo. En base al documento de alcance del órgano ambiental, recibido en diciembre de 2019 y en el que se selecciona un corredor general de trazado por la falda del Naranco, Transportes afirma que se está elaborando de forma conjunta el estudio informativo y el de impacto ambiental, y que, una vez aprobados provisionalmente, se someterán a información pública. Después, se impulsará el procedimiento de evaluación de impacto previo a la licitación del proyecto constructivo y a la posterior ejecución de las obras. El hecho de que la actuación todavía esté inmersa en unos trámites administrativos que impiden que los trabajos arranquen antes de tres o cuatro años sirve de argumento al gobierno central para justificar que la esperada ronda de circunvalación solo tenga asignados 100.000 euros en los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

De común acuerdo con los responsables de Urbanismo, los redactores de la revisión del PGO –Víctor García Oviedo, Ramón Fernández Rañada y Emilio Rico– han incluido a la Ronda Norte entre los diez proyectos estratégicos para afianzar la capitalidad de Oviedo. En su trabajo no se pronuncian sobre trazados ni sobre el túnel en la falda del Naranco que defiende el gobierno de Alfredo Canteli. Sin embargo, García Oviedo urge a que el Ministerio aclare “cuanto antes” si lo que pretende hacer es una ronda de circunvalación al uso o una travesía urbana integrada en la ciudad.

Dado el “complejo contexto” en el que, según el Ministerio, se va a desarrollar la actuación, el encargo del estudio informativo puso en manos de la consultora la selección de las características de la nueva carretera. Así, se dejó la puerta abierta a que algunos tramos tengan la consideración de urbanos y que otros sean tratados como interurbanos, aunque con la obligación de prestar una especial atención a los puntos de transición entre unos y otros. Pese a esa libertad que se le ofreció a la adjudicataria para definir el proyecto, la Demarcación de Carreteras en Asturias pergeñó, “a modo indicativo”, una serie de características básicas para el trazado, según las cuales la ronda debe ser una carretera de dos carriles de 2,50 metros de ancho (uno en cada dirección), con una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora.

Corredores

El documento de alcance sobre el que se está elaborando el estudio informativo y de impacto ambiental de la Ronda recoge que las alternativas menos lesivas discurren o bien por la falda del Naranco -al sur del Centro Asturiano y de los monumentos prerrománicos- o bien por el pasillo comprendido entre el Hospital Monte Naranco y el barrio de La Florida. El “pinchazo” de la ronda en la Autovía de la Industria (AS-II) sería en Pando, a la altura del cruce con el ferrocarril. En el otro extremo del trazado previsto, la opción mejor valorada por los técnicos para entroncar la ronda con la Autovía de Oviedo a Grado (A-63) es San Claudio.

Las opciones de Areñes y Piedramuelle como “pinchazos” de la circunvalación con la A-63 también han sido analizadas por los técnicos contratados por Fomento, pero ambos tendrían, a su juicio, un impacto más elevado.

Partiendo de San Claudio, el corredor que, en principio, ofrecería un menor impacto pasa por las inmediaciones de La Lloral y Las Mazas, discurriendo por el pasillo que conforma la calle Muros de Nalón en continuidad con el área comprendida entre el Hospital Monte Naranco y La Florida, para llegar a Pando y a la AS-II.

Compartir el artículo

stats