Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado aplaza los derribos en la Fábrica de Gas hasta conocer el nuevo plan municipal

Patrimonio manda documentar todos los trabajos y pide que EDP y Ayuntamiento reconsideren el proyecto y salven la Popular Ovetense

La nave de la Popular Ovetense.

La nave de la Popular Ovetense.

Los primeros derribos en la Fábrica de Gas no han logrado el visto bueno del Consejo de Patrimonio. No por ahora. El órgano encargado de velar por los bienes catalogados, al que el Ayuntamiento acudió para saber cómo proceder en el inicio de los trabajos de descontaminación del recinto fabril, ha dicho que no puede dar el visto bueno a estas obras iniciales porque le falta información. Antes de que entre la piqueta en la Fábrica de Gas, el Principado quiere saber qué se va a hacer en el recinto, cómo se van a recuperar los elementos de interés, tener el plan de urbanización, documentar toda la parcela, un plan arqueológico y un análisis pormenorizado de dos elementos: la marquesina de Sánchez del Río y la Popular Ovetense.

Patrimonio pone todas esas condiciones para poder autorizar los derribos, pero va más allá. En un difícil equilibrio entre la legalidad urbanística vigente (y que tuvo el visto bueno de Patrimonio en 2012) y sin querer aumentar la protección del conjunto (como pidieron recientemente en la Junta General IU y Podemos), el Consejo de Patrimonio añade una “recomendación” al Ayuntamiento y a EDP: “Que reconsideren el plan especial aprobado y busquen soluciones de conjunto, preservando su integridad funcional, para la mejor conservación de los elementos de interés y la salvaguarda de la maquinaria y herramientas más significativas”. Y añade que la solución pensada inicialmente para la Popular Ovetense, un edificio de viviendas que integraba en su fachada la fachada de la nave, único elemento protegido de este bloque, es “una de las principales debilidades que se aconseja revisar”.

En otras palabras, Patrimonio sugiere que el Ayuntamiento y EDP deberían salvar la Popular Ovetense. Esta posibilidad es, de hecho, una de las soluciones que barajaba ya Urbanismo, con una intervención arquitectónica disruptiva que respetaba los volúmenes originales de la nave e introducía un gran cubo de cristal en su interior. La respuesta de Patrimonio permite ahora insistir en esta vía, que no está contemplada en el plan especial pero que recibe el respaldo del Principado.

Un recinto fabril centenario en el Antiguo

FÁBRICA

DE GAS

Azcárraga

LA LLEGADA DEL GAS

Y LA ELECTRICIDAD A OVIEDO

Paraíso

A finales del siglo XIX Oviedo empieza a ensayar un sistema de alumbrado de gas. La primitiva fábrica de gas (de la que hoy no se conserva nada) se establece en los terrenos de las huertas del deán en 1857. En 1899 la Sociedad Popular Ovetense pide permiso para construir, en los mismos terrenos, un pabellón para generar electricidad con la combustión de carbón. Salvo esa nave, la mayoría de vestigios industriales que hoy se conservan pertenecen a la fábrica tal y como creció y se constituyó en los años treinta del pasado siglo.

La parcela, enmarcada por las calles Postigo, Paraíso y Azcárraga, suma 12.000 metros cuadrados. La eléctrica HC, absorbida en 2005 por EDP, cesó su actividad industrial allí en las últimas décadas del pasado siglo y a principios de este abandonó las pocas oficinas que todavía ocupaba. El plan especial está aprobado desde 2012.

Gasómetro

Popular

Ovetense

Popular

Ovetense

Postigo Bajo

POPULAR OVETENSE

La Sociedad Popular Ovetense, dedicada a traer gas, agua y electricidad a la ciudad, se constituyó con suscripciones de los vecinos a finales del XIX. Su primera fábrica, el pabellón de la calle Postigo (1899), es el elemento más antiguo de todo el conjunto fabril que hoy se conserva.

El medallón de Postigo

Estructura externa

El logotipo de la Sociedad Popular Ovetense, realizado en azulejos y en estilo Art Decó en la fachada de la calle Postigo, es obra de un joven Joaquín Vaquero Palacios, hijo del que fuera primer director de la fábrica, Narciso Hernández Vaquero.

El plan especial solo obliga a conservar la fachada de Postigo (protección ambiental). No obstante, el Ayuntamiento está dispuesto a estudiar de la mano de EDP distintas fórmulas para conservar eventualmente otros muros del inmueble.

Un recinto fabril centenario en el Antiguo

FÁBRICA

DE GAS

Azcárraga

Paraíso

Gasómetro

Popular

Ovetense

Popular

Ovetense

Postigo Bajo

LA LLEGADA DEL GAS

Y LA ELECTRICIDAD A OVIEDO

A finales del siglo XIX Oviedo empieza a ensayar un sistema de alumbrado de gas. La primitiva fábrica de gas (de la que hoy no se conserva nada) se establece en los terrenos de las huertas del deán en 1857. En 1899 la Sociedad Popular Ovetense pide permiso para construir, en los mismos terrenos, un pabellón para generar electricidad con la combustión de carbón. Salvo esa nave, la mayoría de vestigios industriales que hoy se conservan pertenecen a la fábrica tal y como creció y se constituyó en los años treinta del pasado siglo.

 

La parcela, enmarcada por las calles Postigo, Paraíso y Azcárraga, suma 12.000 metros cuadrados. La eléctrica HC, absorbida en 2005 por EDP, cesó su actividad industrial allí en las últimas décadas del pasado siglo y a principios de este abandonó las pocas oficinas que todavía ocupaba. El plan especial está aprobado desde 2012.

POPULAR OVETENSE

La Sociedad Popular Ovetense, dedicada a traer gas, agua y electricidad a la ciudad, se constituyó con suscripciones de los vecinos a finales del XIX. Su primera fábrica, el pabellón de la calle Postigo (1899), es el elemento más antiguo de todo el conjunto fabril que hoy se conserva.

El medallón de Postigo

El logotipo de la Sociedad Popular Ovetense, realizado en azulejos y en estilo Art Decó en la fachada de la calle Postigo, es obra de un joven Joaquín Vaquero Palacios, hijo del que fuera primer director de la fábrica, Narciso Hernández Vaquero.

Estructura externa

El plan especial solo obliga a conservar la fachada de Postigo (protección ambiental). No obstante, el Ayuntamiento está dispuesto a estudiar de la mano de EDP distintas fórmulas para conservar eventualmente otros muros del inmueble.

Un recinto fabril centenario en el Antiguo

FÁBRICA

DE GAS

Azcárraga

LA LLEGADA DEL GAS

Y LA ELECTRICIDAD A OVIEDO

Paraíso

A finales del siglo XIX Oviedo empieza a ensayar un sistema de alumbrado de gas. La primitiva fábrica de gas (de la que hoy no se conserva nada) se establece en los terrenos de las huertas del deán en 1857. En 1899 la Sociedad Popular Ovetense pide permiso para construir, en los mismos terrenos, un pabellón para generar electricidad con la combustión de carbón. Salvo esa nave, la mayoría de vestigios industriales que hoy se conservan pertenecen a la fábrica tal y como creció y se constituyó en los años treinta del pasado siglo.

 

La parcela, enmarcada por las calles Postigo, Paraíso y Azcárraga, suma 12.000 metros cuadrados. La eléctrica HC, absorbida en 2005 por EDP, cesó su actividad industrial allí en las últimas décadas del pasado siglo y a principios de este abandonó las pocas oficinas que todavía ocupaba. El plan especial está aprobado desde 2012.

Gasómetro

Popular

Ovetense

Popular

Ovetense

Postigo Bajo

POPULAR OVETENSE

La Sociedad Popular Ovetense, dedicada a traer gas, agua y electricidad a la ciudad, se constituyó con suscripciones de los vecinos a finales del XIX. Su primera fábrica, el pabellón de la calle Postigo (1899), es el elemento más antiguo de todo el conjunto fabril que hoy se conserva.

Estructura externa

El plan especial solo obliga a conservar la fachada de Postigo (protección ambiental). No obstante, el Ayuntamiento está dispuesto a estudiar de la mano de EDP distintas fórmulas para conservar eventualmente otros muros del inmueble.

El medallón de Postigo

El logotipo de la Sociedad Popular Ovetense, realizado en azulejos y en estilo Art Decó en la fachada de la calle Postigo, es obra de un joven Joaquín Vaquero Palacios, hijo del que fuera primer director de la fábrica, Narciso Hernández Vaquero.

En el informe del Consejo de Patrimonio, reunido el pasado viernes y al que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA, se exigen cuatro condiciones antes de “informar favorablemente” sobre el plan de descontaminación. La primera, que EDP deberá presentar un proyecto de “restauración de los elementos protegidos” que permita saber cómo se repondrán. La segunda, que deberá realizarse un estudio histórico-arquitectónico de las sucesivas transformaciones del conjunto fabril que permita, luego, justificar otras actuaciones. En tercer lugar, Patrimonio requiere un estudio detallado de la marquesina de Sánchez del Río y de la Popular Ovetense. Sobre la primera, explica que deben conocerse sus límites y el detalle de sus elementos anexos, es decir, cómo se van a recuperar los elementos protegidos y cómo se van a separar de su entorno (chimenea, depósito elevado, horno, escalera helicoidal...).

En la Popular Ovetense es donde Patrimonio se pone más rigurosa y llega a pedir a EDP que “justifique la necesidad de descontaminación”. El informe alerta de que la aparición de unas estructuras abovedadas de función desconocida bajo rasante “no ha permitido una prospección adecuada”.

Por último, la cuarta condición manda que las actuaciones cuenten con un seguimiento arqueológico y con el consiguiente proyecto de actuación.

El informe del Consejo de Patrimonio del Principado de Asturias, que tendrá que ser aprobado en la nueva reunión de la Comisión Permanente del Consejo del Patrimonio Cultural de Asturias, incluye, después de las cuatro condiciones, esa recomendación especial.

Ese último párrafo no se puede considerar, por su tono, una quinta exigencia, pero sí deja claro que las intenciones del Principado van por el camino de ayudar al Ayuntamiento a intentar buscar una solución que pase por la conservación de la nave de la calle Postigo, la más antigua de todo el complejo y la joya de este conjunto patrimonial encajado en el corazón del casco viejo de la ciudad.

Con este informe en la mano, y teniendo en cuenta que el Ayuntamiento mantiene sobre la mesa los planes para adquirir a EDP toda la fábrica, tal y como había planteado el anterior equipo de gobierno, las dos partes tendrán que volver a sentarse. Del lado municipal se pretendía adquirir el conjunto cuando EDP hubiera limpiado y urbanizado la parcela. Con las nuevas condiciones de Patrimonio, ese horizonte parece hoy más lejano, aunque las indicaciones del Consejo pueden interpretarse también como una hoja de ruta que la Administración local y la empresa deberán seguir si quieren llevar a buen puerto la compraventa de la fábrica y su reconversión en una nueva pieza de regeneración urbanística de la zona vieja de la ciudad.

A vuelapluma

Sólido y gaseoso


Chus Neira

Lleva demasiado tiempo la Fábrica de Gas muriéndose de pena. La marquesina de Sánchez del Río, languideciendo; los olvidados arcos de la Catedral, sustentando oficinas vacías en las que a veces va a morir una pega despistada; la Popular Ovetense, sin pueblo y oculta a la ciudad. Para poner en marcha lo que sea no hace falta plantarle un BIC encima. El PSOE lo tumbó en la Junta y ahora Patrimonio remata la faena que le trasladó el Ayuntamiento. ¿Empezamos a tirar? Solo un necio se compraría un MG del 65 para quedarse con el motor y dar la carrocería a la chatarra. Parece lógico, por más que en el plan urbanístico solo esté protegida una fachada, que no se renuncie a conservar el único elemento de la fábrica decimonónica original, el lugar donde se hizo la luz, el ombligo de aquel mundo industrial moderno local. Eso es, de alguna forma, lo que ha dicho con mucha sensatez Patrimonio: Protéjase lo que está ya protegido, díganme qué van a hacer con todo eso y miren a ver si nos hacen el favor y no nos tiran la Popular Ovetense. Que solo tenemos una. Suelo... sobra.

Compartir el artículo

stats