Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alarma en Oviedo: unos asaltantes desvalijan una furgoneta en una garaje de Vallobín a la luz del día

Los cacos bloquearon los ascensores con calzado para evitar ser pillados llevándose cable y herramientas por valor de 3.000 euros

La furgoneta asaltada en un garaje de Vallobín, con los cristales rotos.

Se colaron en el garaje, bloquearon las puertas de los ascensores trabándolas con calzado, inutilizaron el portón y de esta manera ganaron tiempo suficiente para robar tranquilamente cable y herramientas por valor de 3.000 euros. “Por el modus operandi deben de ser una banda”, sospecha Andrés Sanz, electricista y propietario de la furgoneta, asaltada en el garaje subterráneo pasadas las ocho de la tarde del martes, en el aparcamiento comunitario que comparten tres bloques de pisos de Vallobín.

Sin grabaciones ni testigos, se antoja muy complicado localizar a los sospechosos, aunque los vecinos señalan una posibilidad: que haya sido la conocida como “banda del Seat”, al haberse producido el asalto solo unos horas antes del carrusel de robos que un grupo de encapuchados protagonizó durante la noche del martes al miércoles en diferentes localizaciones ovetenses. “Nos tienen controlados, porque fue inmediatamente después de entrar en el garaje con la furgoneta”, indica el electricista, que descubrió el robo cuando un vecino alertó de que los ascensores estaban estropeados.

Los ladrones abrieron con una llave maestra las puertas del piso -1 de los tres ascensores de los números 29, 31 y 33 de la calle Antonio Maura y las atascaron forrándolas con calzado. Antes, desconectaron el portón para que nadie pudiera entrar. Todo apunta a que aparcaron junto a la furgoneta, se bajaron, rompieron las lunas y cargaron en su vehículo unos 200 metros de cable y herramienta. “Al menos nadie cayó al hueco del ascensor”, se consuela el afectado, pues los cacos dejaron las puertas abiertas antes de irse.

Compartir el artículo

stats