Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo se prepara ante el temor de una nueva tormenta tras una jornada con 40 inundaciones en toda Asturias

Las instalaciones del ejecutivo autonómico en el Calatrava siguen cerradas al público y los bomberos siguen achicando agua en algunos garajes

11

Bomberos interviniendo en garajes inundados de Oviedo. Miki López

El área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Oviedo, dirigida por el concejal José Ramón Prado, activó el Plan de Emergencia Municipal de Oviedo (PEMO), en fase de alarma (situación 1), en previsión de un empeoramiento de la situación meteorológica en el municipio, después de la portavoz del gobierno del Principado, Melania Álvarez, asegurara que en el día de ayer se produjeron en la región 40 inundaciones, de las que 35 tuvieron lugar en el término municipal de Oviedo.

Ante el anuncio de fenómenos adversos de nivel naranja que podrían afectar al territorio municipal, el Director del PEMO, el edil José Ramón Prado, declaró el estado de alarma de nivel 1 en previsión de un empeoramiento de la situación meteorológica, hasta, al menos, las 00:00 horas de mañana, día 18.

“Tal y como se determinó en el día de ayer desde la Dirección General de Seguridad Ciudadana, comunicando el inicio de la situación de prealerta a los responsables de los Servicios del Área, en las próximas horas la normalidad en la localidad puede verse trastocada, haciéndose necesario movilizar de forma masiva recursos ordinarios e incluso, llamar a intervenir a recursos extraordinarios de diferentes Grupos de Acción, ya de forma efectiva, ya con carácter preventivo”, especifica la declaración oficial. 

La fase de alarma supone, conforme al PEMO, la disposición y despliegue de los servicios y efectivos llamados a intervenir en función de la emergencia meteorológica prevista, así como la realización de tareas de protección ante un posible siniestro. Las medidas de protección irán dirigidas a los distintos colectivos de Grupos de Acción, a la población y a los bienes que puedan ser afectados por el siniestro. A tal efecto, se seguirá el siguiente

La decisión del Ayuntamiento conlleva el siguiente protocolo:

  1. Movilización automática por el CECOPAL (Edificio del Rubín) de los medios ordinarios, procediendo al aviso inmediato de forma preventiva, a medios extraordinarios, en particular 112 ASTURIAS, a la espera de la evolución de la situación.
  2. Aviso a los miembros del Comité Asesor y a cuantos otros asesores que en su caso determine el Director del Plan, y particularmente a los responsables operativos del área de Seguridad Ciudadana.
  3. Se estará a lo dispuesto con respecto a la activación oficial del Plan Municipal de Emergencia (P.E.M.O), de forma parcial, por el Director del Plan.

Desde ayer los Bomberos están en situación de alerta y se están localizando empresas especializadas en la evacuación de agua para ser movilizadas en caso de ser necesario. Protección Civil ha movilizado sus efectivos a disposición del servicio en la base de Rubín y la Policía Local ha distribuido los efectivos en puntos neurálgicos en atención al tráfico.

Calma después de la tormenta

Dicen que después de la tormenta llega la calma (y el momento de hacer balance de los daños). Algo así pasó esta mañana en Oviedo. Un paseo por la capital del Principado permite comprobar las consecuencias del paso de la tormenta. Las instalaciones del Calatrava, por ejemplo, siguen cerradas al público. Los responsables del Principado ya habían advertido ayer a los trabajadores que debido a que el edificio había sufrido algunos “desperfectos”, desde la Dirección General de Patrimonio se aconsejaba que todo el mundo que pudiera teletrabajara y, sobre todo, no se acudiera a primera hora al puesto laboral para permitir que se actuara en tareas de reparación. Como ejemplo, ni siquiera funcionaban los ascensores. "Está previsto que los servicios se reanuden a lo largo de la mañana y el personal pueda acceder a las dependencias y recuperar la normalidad", afirmó hoy la consejera Melania Álvarez. La portavoz del gobierno del Principado de Asturias aseguró que ayer hubo 40 inundaciones (35 de ellas en Oviedo), ocho cortes de carretera y cinco limpiezas de carretera. Entre las 2 y las 6 de la tarde se produjo un incremento de llamadas al 112. La tormenta afectó también a dos estaciones de medición de calidad del aire.

La calle Uría, sin embargo, luce un aspecto muy diferente al que presentaba ayer. Lo que ayer era prácticamente un río en pleno centro de Oviedo hoy es reflejo de la calma más allá de los daños puntuales que el exceso de agua (cayeron hasta 46 litros de agua por metro cuadrado en la ciudad) provocó en algunos negocios. El otro punto "caliente" de la jornada, el Hospital Universitario Central de Asturias, también recupera poco a poco su actividad después de las goteras de ayer.

Calle Uría de Oviedo

Pero mucha precaución, porque las lluvias seguirán a lo largo del día de hoy. La Agencia Estatal de Meteorología asegura que hoy habrá "cielo nuboso con chubascos ocasionalmente fuertes en Asturias". Las temperaturas sí que dan un pequeño respiro. Decía ayer el Alcalde de Oviedo que no recordaba haber visto una tormenta tan “tremenda” como la que cayó ayer en la ciudad a primera hora de la tarde, una tromba de agua que también provocó daños en otros puntos de la región –en Gijón, donde se vieron afectadas las vacunaciones, y Avilés se registraron diversas incidencias– pero que se cebó especialmente con la capital del Principado.

24

EN IMÁGENES: Así ha sido la espectacular tromba de agua caída en Oviedo esta tarde Irma Collín

A eso de las tres y media de la tarde el cielo se puso negro como el carbón y comenzó a jarrear como si se tratase de un castigo divino. Agua, granizo y relámpagos a todo trapo, con tanta intensidad que muchas calles de Oviedo llegaron a parecerse a los canales de Venecia. De hecho, el centro estuvo colapsado al menos durante una hora en pleno aguacero y la ciudad permaneció, hasta bien entrada la tarde, a la cabeza de la lista de las localidades españolas con los registros más altos de agua por metro cuadrado (45,8 litros). O Saviñao, en la provincia de Lugo, acabó la jornada en el primer puesto. “Los propios bomberos aseguran que jamás habían visto cosa igual”, afirma José Ramón Prado, el concejal de Seguridad Ciudadana de Oviedo.

La calle Uría, como Venecia por la fuerte lluvia

Compartir el artículo

stats