Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gran supermercado que se hará en Estilo, con aparcamiento, podría abrir en un año

Alimerka quiere unir la sala de fiestas con su tienda de la calle Benjamín Ortiz, aunque admite que el proyecto “está todavía por madurar”

Aspecto actual que presenta la pista de baile de la sala de fiestas Estilo. | Luisma Murias

Habilitar un espacio de más de 3.000 metros cuadrados, con zona de aparcamiento propia, mejores accesos y un gran espacio para almacenar mercancía. Esos son los planes que baraja la empresa Alimerka para el nuevo gran supermercado que habilitará uniendo su actual tienda de la calle Benjamín Ortiz, en el barrio de Pumarín, con la actual sala de fiestas Estilo y otros locales anexos. La compañía reconoce su interés en abrir un nuevo punto de venta en la zona, aunque admite que el proyecto “todavía está por madurar” y la apertura al público del establecimiento comercial podría demorarse “como mínimo” un año.

Si bien la sala de fiestas echará el cierre definitivo el próximo 30 de junio, como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, la compañía asturiana de supermercados asume que el cambio de usos del inmueble no podrá iniciarse “hasta pasados unos meses”, lo que sumado al plazo de las obras y los tiempos para obtener las correspondientes licencias podría retrasar la inauguración hasta bien entrado 2023.

Según ha podido saber este periódico, la compañía estudia la posibilidad de dedicar el actual establecimiento de Benjamín Ortiz a funciones de almacén, además de habilitar un espacio con abundantes plazas de aparcamiento para facilitar las compras en una de las zonas de la ciudad con más dificultad para estacionar. A ello se sumaría una amplia zona de venta al público acorde a límites fijados por la normativa actual y una mayor accesibilidad para los clientes.

Desde Alimerka mantienen de momento prudencia, pues hasta la fecha no disponen todavía de un proyecto definitivo. No obstante, el hecho de que la compañía acabe de firmar un contrato de arrendamiento que incluye la sala Estilo y otros locales anexos, evidencia sus ambiciosos planes para la zona.

Lo que está claro es que la inversión se llevará por delante las sofisticadas instalaciones con las que cuenta la discoteca para albergar conciertos y grandes celebraciones. El equipamiento fue objeto a lo largo de sus casi 36 años de vida –la sala fue inaugurada el 6 de septiembre de 1986– de varias reformas, la más importante, según indicó uno de los socios fundadores, Alfonso Álvarez, los 100 millones de pesetas –600.000 euros al cambio– dedicados tres años después de la apertura, a convertirla en la discoteca “con la mejor tecnología del momento”.

Los responsables de la discoteca no obstante, recuerdan que la programación musical continuará a partir del mes de junio en la actual sala de fiestas Sir Laurens, la cual pasará a llamarse Estilo para mantener viva la llama de un establecimiento que en los años noventa llegó a sumar 500.000 visitantes al año y todavía hoy sigue siendo uno de los templos locales de la música.

“Miss Caffeina”, “Ciudad Jara”, Rayden y “Dvicio”, conciertos de despedida de la histórica discoteca


Tres grupos y un cantante protagonizarán los últimos cuatro grandes conciertos de la sala Estilo antes de su cierre, el 30 de junio. Los elegidos para abrir este programa de despedida serán los miembros del grupo “Dvicio” el 6 de mayo. Una semana más tarde, el día 13, se subirá al escenario del local de Joaquín Bobela “Miss Caffeina”, y el 20 de mayo le llegará el turno a Rayden. La guinda se pondrá el día 10 de junio con la actuación de “Ciudad Jara”. La banda valenciana liderada por el exvocalista y compositor de “La Raíz”, Pablo Sánchez, y el productor Tato James. Los tickets están a la venta en la plataforma Wegow con precios que van desde los 18 euros que costará ver en directo a Rayden hasta los 25 euros por asistir a la actuación de “Miss Caffeina”. Para ver a “Ciudad Jara” y a “Dvicio”, el público deberá abonar 22 euros.

Compartir el artículo

stats