Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo mengua 340.000 metros cuadrados en la revisión de los límites del municipio

La actualización del Instituto Geográfico Nacional devuelve a Santo Adriano una zona forestal en el extremo de la vega de Pando, en Siones

Plácido Suárez muestra la vega de Pando, con El Boo al fondo. LNE

Oviedo tiene un límite, pero no siempre es el mismo. La revisión del Plan General de Ordenación ha llevado a la Concejalía de Urbanismo a poner en marcha la constitución de la Comisión de Deslinde. Este órgano tiene como objetivo determinar la línea límite del municipio y a actualizar las fronteras de Oviedo, de manera consensuada con los concejos limítrofes. Aunque el órgano todavía tiene mucho trabajo por delante, el Ayuntamiento ya cuenta con una primera actualización de los límites, en la que el municipio se reduce en unos 340.000 metros cuadrados, en beneficio de vecinos como Santo Adriano o Ribera de Arriba.

En realidad, los cambios son pequeños y también incluye algunas zonas donde Oviedo crece, como cerca de la cantera de Bahoto, donde gana metros a Langreo. La propuesta es el resultado del trabajo encargado por el Ayuntamiento al Instituto Nacional Geográfico, que ha revisado lo que figuraba en el actual Plan General y ha actualizado la situación.

Después de este informe, en el que el Instituto Geográfico Nacional determina las fronteras con exactitud y corrige algunos límites, en la primera reunión que celebre la recién aprobada Comisión, que presidirá Nacho Cuesta, se aprobará el acta de deslinde y después se procederá a la firma oficial con cada uno de los concejos limítrofes implicados.

Urbanismo da cumplimiento de esta manera con una exigencia de la CUOTA de cara a la actual revisión del PGO que está ultimando la concejalía.

El único cambio sustancial previsto, según los documentos a los que ha tenido acceso este periódico, es el de una gran zona forestal, de unos 240.000 metros cuadrados, que se pierde a favor de Santo Adriano en el extremo sur de la localidad de Siones, junto a Caces, en Las Caldas.

La carretera OV-1, que conduce a Siones, antes de llegar al límite con el concejo de Santo Adriano que marca la carretera, tiene un desvío hacia El Pando. Desde allí se divisa, hacia el Sur, la que llaman Vega de Pando, enmarcada, al oeste, por la Peña Constanciu. Más allá se pueden llegar a ver algunas casas que pertenecen ya al concejo vecino, como Lavares. Pero entre uno y otro punto hay todavía un largo recorrido por esa vega en el que ahora la linde ha retrocedido.

Plácido Suárez tiene allí una vivienda vacacional. Era su padre el que conocía mejor la zona, pero recuerda que los mayores, en esa zona del fundo del valle, situaban el centro geográfico de Asturias. Un vecino pasa y aporta más datos. Esos mayores hablaban incluso de una piedra que marcaba ese hito, y que quizá tengan que ver con los restos de la cultura castreña que hay en esa zona, según los mapas.

Allí al fondo está el lugar que dicen de El Boo, y la Vega de Boo, que sería una extensión de esta de Pando. Ese sería aquel centro que decían los mayores y que ahora pasaría a pertenecer a Santo Adriano. Sería, en todo caso, una frontera ya existente que se recupera, porque según apunta otro vecino hay un arroyo que baja del Constanciu, del que en verano no queda rastro, y que según la tradición del lugar sería el que marque, en medio del bosque la separación entre Oviedo y Santo Adriano en ese lugar. Sobre el mapa, tal y como lo cuentan los vecinos, la nueva frontera parece que coincide con ese curso de agua y con la vieja frontera.

Compartir el artículo

stats