Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "perla industrial" de Oviedo busca proyectos singulares: 63.000 metros esperan emprendedores en Olloniego

Solo dos parcelas de las 33 de la segunda fase del polígono carbayón están actualmente ocupadas

La primera fase del polígono de Olloniego. | Luisma Murias

El polígono de Olloniego-Tudela es la “perla” del suelo industrial del concejo de Oviedo. El calificativo se lo adjudicó ayer el concejal de Economía, Javier Cuesta, a la que es la única zona de expansión fabril de un municipio que –por “su propia orografía”, según el edil– tiene pocas posibilidades de construir nuevos hogares para la industria. Es una perla, pero está por pulir. Según las cuentas que maneja el Instituto de Desarrollo Económico del Principado (Idepa), casi la mitad de las 33 parcelas que forman la segunda fase de este polígono están yermas y tienen colgado el cartel de “se vende”. Bien urbanizadas y preparadas, pero sin que nadie las habite. Pero no solo eso, el Ayuntamiento de Oviedo, desveló Cuesta, tiene allí reservados otros 63.000 metros cuadrados a la espera de algún “proyecto empresarial singular” que pueda llamar a las puertas del Consistorio. Con lo que la suma de parcelas sube considerablemente, 31 de las 33 están desocupadas.

El suelo de este polígono es, además, el más barato de entre todas las áreas industriales de la zona centro de la región. El metro cuadrado se cotiza a 70 euros, que son 20 menos de lo que se paga en Gijón, 10 menos que en Avilés, y 4 menos que en Argame (Morcín), una zona fabril colindante con el municipio ovetense. Un coste que, a juicio de Cuesta, es muy competitivo. A todo ello, asegura que hay que sumar que este equipamiento industrial cuenta con “unos servicios que pocos polígonos en Asturias tienen, hay recogida de basuras, limpieza... es una zona que está integrada dentro de las dinámicas habituales de la ciudad”.

Sobre la porción de suelo que tiene puesto el cartel de “reservado” en Olloniego-Tudela, Cuesta explica que “el objetivo es el de poder acoger proyectos singulares. Si en algún momento surge algo de especial relevancia podremos darle cabida allí, y a la carta”. Se trata de una zona del polígono que no está urbanizada, precisamente, con el propósito de poder acoger algún “pedido especial”. “Eso es una gran ventaja”, apunta Cuesta.

Por el momento, esas parcelas no tienen pretendientes. “Específicamente ahora mismo no hay interés en esa reserva de suelo, a veces tenemos conversaciones con algunos agentes, pero es cierto que ahora no hay ninguna novia, pero ahí está”, asegura el concejal. Antes de decantarse por Bobes, había transcendido que Amazon había mostrado cierto interés en el polígono ovetense. Este caso encajaría a la perfección con lo que el Consistorio considera como “proyecto singular”.

Olloniego es barato, con servicios, pero, paradójicamente, no encuentra quién le quiera. Uno de sus principales obstáculos es que el final de su urbanización coincidió con el estallido de la crisis económica. Con la gorda, la de la gran recesión que estalló en 2008. “Le tocó todo el barullo”, asegura el edil. “Hubo empresas que cascaron y ahí se generó un mercado de parcelas privadas”, asegura, “como muchos de aquellos proyectos se habían financiado con fondos mineros, hubo que resolver muchos de aquellos asuntos; de hecho, todavía nos queda alguno. Estamos haciendo un esfuerzo, junto a la concejalía de Patrimonio, para liberar algunas de las parcelas y que puedan volver a ponerse en el mercado”. Aunque eso ocurrió de manera mayoritaria en la primera fase de este polígono industrial.

Según la información que maneja el Idepa, en la segunda fase del polígono de Olloniego-Tudela hay 78.530 metros cuadrados de suelo industrial ya urbanizados que esperan a que alguna empresa se instale allí. El polígono tiene en total 146.000 metros cuadrados, aunque la mayoría de ellos son los que tiene “reservados” el Ayuntamiento carbayón. Las compañías que están asentadas en esa área industrial aseguran estar “muy contentas”. La opinión la da el responsable de la asociación de empresarios del polígono de Olloniego, Constantino Martínez, que afirma que allí hay “suelo industrial para años”. Y apunta: “Habrá polígonos en los que será muy difícil dar salida a esas parcelas vacías, pero en el caso del de Olloniego, que es el que más conozco, creo que puede tener un gran futuro”. Al igual que Cuesta, defiende que a esta zona industrial no le falta de nada: “Tenemos un montón de servicios”.

Las dos fases del polígono suman 56 empresas y 672 trabajadores

Las dos fases del polígono de Olloniego-Tudela (la I y la II) acogen a 56 empresas, que dan empleo a 672 trabajadores. Evidentemente, la gran mayoría de ellas están en la primera de estas fases de urbanización –la que está más próxima a la autopista que conecta Mieres con Oviedo–, según los datos que figuran en el buscador de áreas industriales (Línea) que acaba de poner en marcha el Idepa. El informe también permite ver el perfil de compañías que están implantadas en aquel terreno. La gran mayoría de ellas (el 28%) son compañías englobadas dentro del sector industrial; un poco menos (el 27%) se dedican al heterogéneo negocio de los servicios de apoyo a la industria; mientras que el 25% tienen sus intereses puesto en el –no menos heterogéneo– mundo de los servicios; hay un 13,51% que se dedican a la construcción, y un 5,41% de naves propiedad de algún “organismo”.

Compartir el artículo

stats