Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Antiguo sacia las ganas de diversión

Una multitud abarrota la Corrada para la primera verbena de las fiestas del barrio, que hoy espera 600 personas para la comida en la calle

Ambiente en la Corrada del Obispo durante la verbena nocturna del viernes en las fiestas del Antiguo. | LNE

La Corrada del Obispo vuelve a ser una enorme pista de baile para los vecinos del Antiguo tres años después. Las celebraciones del barrio, organizadas por la asociación Oviedo Redondo, cerraron con gran éxito de participación la primera gran verbena programada para la noche del viernes y hoy está previsto que la comida en la calle, hacia las 15.00 horas, congregue a unas 600 personas. “Vemos que la gente tiene muchas ganas de pasarlo bien”, explica el presidente del colectivo organizador, Manuel Almeida.

Los promotores de las celebraciones miran al cielo confiados en que la lluvia respete el día grande de unos festejos que se retomarán a las 12.30 horas con un homenaje al médico asturiano del siglo XIX Ildefonso Martínez en la calle que lleva su nombre, y proseguirán media hora después con la representación del manifiesto contra el hambre, con vecinos ataviados con vestimentas típicas de 1953.

Tras la comida en la calle habrá juegos infantiles, a eso de las 17.30 horas, y un concierto del grupo “Lafu y Rebeca” pondrá el broche a las primeras fiestas del barrio tras la pandemia. “Si por casualidad nos llueve, pondremos chubasqueros y trataremos de disfrutar como podamos, aunque confiamos en la justicia divina”, sostiene Almeida, visiblemente disgustado porque un informe técnico les impidió disponer de un espacio a cubierto para los actos. “Es curioso que nos autoricen la colocación de la carpa, pero nos denieguen el permiso para que el camión que la transporta pueda entrar en la plaza”, lamenta el organizador sobre lo que considera el único punto negro la edición más esperada de sus fiestas.

Compartir el artículo

stats