Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El agua volverá a varias fuentes del Campo San Francisco de Oviedo en septiembre, para el reestreno del quiosco

Operarios de Aqualia renuevan la instalación de los surtidores de los monumentos a Clarín y a José Tartiere "para que luzcan como antaño"

Operarios de Aqualia, trabajando ayer en la fuente del monumento dedicado a José Tartiere. | L. B.

Limpiezas a fondo, sustituciones de viejos cables y la renovación de arquetas ocupan estos días a varios operarios de la empresa concesionaria del servicio de aguas de Oviedo, Aqualia. Su misión es conseguir que el agua vuelva a emanar al menos de los viejos surtidores de los monumentos dedicados a Clarín y José Tartiere. El concejal de Infraestructuras, Nacho Cuesta, mostró este miércoles su confianza en que los trabajos permitan que dichas fuentes "luzcan como antaño" de cara a la gran inauguración del quiosco del Bombé, que el Ayuntamiento está preparando coincidiendo con las fiestas de San Mateo.

El objetivo municipal es lograr que el pulmón verde de la ciudad luzca como la patena de cara a una reinauguración que se presenta como todo un acontecimiento. El templete diseñado por Juan Miguel de la Guardia se inauguró coincidiendo con las fiestas grandes de la ciudad de 1888 y el equipo de Alfredo Canteli tratará en las próximas fiestas de emular aquel hito histórico con un gran baile de época amenizado por la banda municipal de música al que estarán invitados todos los que lo deseen.

Para entonces el Consistorio aspira a recuperar el agua prioritariamente en dos emblemas del Campo. Los monumentos a Tartiere y Clarín son, más que fuentes, elementos monumentales que en su origen se completaban con láminas de agua y a los lados. Los dos son obra del mismo equipo, Víctor Hevia y Manuel Álvarez Laviada, y fueron construidos en los primeros años treinta del pasado siglo, antes de la Guerra Civil. En el caso del monumento a Clarín, el conjunto fue atacado y destrozado a finales de febrero de 1937 y su recuperación, en 1968, ya no pudo incluir a Álvarez Laviada.

Más recuperaciones

A estas dos recuperaciones se pretende sumar la activación de la fuente del Angelín, uno de los pequeños surtidores de uno de los cruces centrales del Campo, del lado de la calle Marqués de Santa Cruz, junto al estanque de Covadonga, así como la de la fuente del Neptuno si finalmente el Ayuntamiento culmina los trámites para recuperar la estatua que actualmente se encuentra guardada en los almacenes del Bellas Artes.

La recuperación del funcionamiento de las fuentes del Campo comenzó a finales de 2020 cuando la concejalía de Infraestructuras puso a funcionar de cara a las fechas navideñas los surtidores de la Fuentona, la fuente de las Ranas y el estanque de los patos del céntrico parque ovetense.

Este verano el ejecutivo municipal ha intensificado las labores de rehabilitación del campo con una inversión de algo más de 100.000 euros destinada íntegramente a la recuperación de pavimentos, bordillos y mejorar la accesibilidad al Campo mediante la colocación de pasamanos y rampas diseñadas para sortear escalones.

"Muchas mejoras"

Paralelamente, la compañía Promogrado se encuentra rematando los trabajos de rehabilitación del quiosco del Bombé. Una inversión de 365.000 euros está permitiendo al Ayuntamiento recuperar el esplendor de una construcción que durante los últimos ocho años ha permanecido sepultada por un amasijo de andamios. "La verdad es que en los últimos tiempos se están haciendo muchas mejoras", señala Etelvina Norniella, una vecina del centro que día sí y día también se desplaza al Campo para pasear y destaca también entre los grandes avances realizados este mandato la sustitución del viejo aguaducho, el traslado del parque para perros y la mejora de algunas zonas ajardinadas. "Cuando acaben el quiosco va a quedar todo muy guapo", vaticina esta "franciscana" incondicional.

Compartir el artículo

stats