Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bomberos de Oviedo rescatan a dos jóvenes perdidos en las cascadas de Guanga

Los senderistas, turistas madrileños, resbalaron por un terraplén quedando atrapados junto al río

A la izquierda, uno de los bomberos participante en el rescate junto a los dos jóvenes a los que hallaron sanos y salvos. | LNE

Efectivos de bomberos de Oviedo apoyados por agentes de la Policía Local lograron a primera hora de la tarde de este jueves rescatar a una joven pareja de turistas madrileños que quedaron atrapados tras resbalar por un terraplén muy pronunciado cuando realizaban una ruta senderista a las cascadas de Guanga, en Trubia. Los excursionistas resultaron ilesos, pero se quedaron sin cobertura tras avisar telefónicamente de que estaban perdidos y fueron finalmente localizados tras más de una hora de intensa búsqueda.

El aviso llegó a los servicios de emergencia pasadas las doce de la mañana. Un contingente de cuatro bomberos y varios policías municipales se desplazó inmediatamente a la zona. Trataron de volver a ponerse en contacto con los jóvenes, pero al ver que el móvil no daba llamada, el operativo especial comenzó a peinar la zona tomando como referencia las coordenadas de la llamada previa.

Una vez que los miembros del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) dieron con la ubicación de los desaparecidos, poco antes de las dos de la tarde, estos optaron por utilizar una cuerda para descender a la zona situada junto al río en la que los turistas permanecían a la espera de sus rescatadores. Al comprobar que habían resultado ilesos a pesar del resbalón, ambos fueron sacados uno a uno con ayuda de las cuerdas y puestos a salvo en torno a las tres de la tarde.

Según comentaron a los funcionarios, ambos desconocían la ruta y en uno de los tramos siguieron un sendero que estaban en bastante mal estado. Al llegar a una zona de pronunciada pendiente perdieron el equilibrio y se fueron terraplén abajo sin ser luego capaces de volver atrás en sus pasos. Luego trataron de seguir el río en busca de alguna ruta alternativa para volver, pero se encontraron con que no había escapatoria.

El inspector de bomberos Luis Ángel Montes indicó que este tipo de incidencias son más habituales en Oviedo de lo que la gente piensa. "Concretamente en esa zona es raro que no haya alguna incidencia al menos una vez al año", asegura el bombero, que atribuye estos problemas a la llegada masiva de visitantes en busca de rutas alternativas que en la mayoría de los casos les son desconocidas. "El visitante que tenemos aquí viene a caminar y estas cosas ocurren", añade el funcionario.

Compartir el artículo

stats