Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Ronda Norte de Canteli: cinco kilómetros soterrados con una losa en La Florida

Las alegaciones del Ayuntamiento proponen una gran explanada para enterrar los enlaces entre las entradas de los túneles del Naranco y La Lloral

Caravana en la calle Nicolás Soria. | IRMA COLLIN

Son dos túneles que parecen uno. Así se podría resumir la propuesta que ha lanzado el Ayuntamiento en las alegaciones al proyecto de "Acceso Norte" del Ministerio de Transportes, el nombre con el que ahora se designa la Ronda Norte de Oviedo. La solución para rebajar el impacto ambiental de la vía de circunvalación que ha presentado el equipo del Alcalde Canteli pasa por unir los dos tramos de túneles que salen en la propuesta del Ministerio prolongándolo en la zona de la pista finlandesa, diseña otro túnel en La Lloral para que la carretera no afecte ni al bosque de Monte Alto ni al Camino de Santiago y entierra los enlaces de la Florida, que se situarían entre las bocas de estos dos túneles, con una gran losa. La ejecución de esa explanada es lo que permite sumar un total de cinco kilómetros bajo tierra, más de la mitad de todo lo que mediría la Ronda, de 8,5 kilómetros.

El texto de las alegaciones va todavía más allá y, haciendo de la necesidad virtud, sugiere que la ejecución de esa losa para enterrar los enlaces de la Florida podría servir de zona de expansión para estas urbanizaciones.

"Dado que en los dos extremos del enlace", dice el texto de las alegaciones en la parte referida al soterramiento de las conexiones con la Florida, "se situarán los emboquilles de los túnel del Naranco (al Este) y de La Lloral (al Oeste), se puede ‘jugar’ con las pendientes de ambos túneles para ‘rebajar’ la cota de este enlace en unos 15 metros, dejándolo semienterrado y con la posibilidad de ser recubierto mediante el desarrollo de un conjunto de columnas y vigas que permitan crear una explanada que puede constituir, en el futuro, una zona de expansión y ocio para ambas urbanizaciones disimulando casi toda la infraestructura si se juega con parques y arbolados".

Además de las modificaciones en el tramo de la pista finlandesa, prolongando el túnel y uniéndolo con el de Fitoria, las alegaciones del Ayuntamiento de Oviedo también sugieren al Ministerio de Transportes que el final de este túnel, a la altura de Fitoria, está mal diseñado, por situarse en una zona de especial inestabilidad.

"Debe señalarse que, una vez más, la falta de un estudio geológico y geotécnico ha permitido colocar este emboquille en una zona especialmente inestable de la ladera", explica el texto. Las alegaciones citan el plano geológico de Manuel Gutiérrez Claverol y Miguel Torres Alonso (1995) para que se compruebe que esta zona del emboquille "corresponde al afloramiento de un conjunto de margas, margas arcillosas y arcillas muy plásticas que en su día fueron objeto de explotación en una barrera cuyos huecos son, aun hoy visibles". El conjunto de esa ladera situada por encima de esos huecos presenta numerosos problemas de agrietamiento y deslizamiento, alerta el Ayuntamiento.

Por todo ello concluye que el emboquille recogido en el estudio "está mal concebido, muy próximo a las zonas habitadas de Fitoria y, además, cuando tenga que ser ejecutado deberá hacerse con elementos especiales". También afea que las zonas recogidas como escombreras "están geotécnicamente mal ubicadas dadas las características del terreno y son inviables". La solución propuesta es expropiar toda la antigua barrera y utilizar los huecos para escombrar todo el relleno que salga de la infraestructura.

Por otra parte, y "en atención a una mayor integración geotécnica", señalan las alegaciones, "se propone alargar los picos de flauta de los emboquilles lo máximo posible, siendo rellenados por detrás con los materiales obtenidos de la excavación, rellenos que darán más estabilidad al conjunto durante la explotación de la infraestructura y mejorarán, sensiblemente, su aspecto exterior", concluye el texto.

"Un megatúnel un kilómetro más grande que el Negrón no es una solución", protesta Somos

"El megatunelón no es la solución, y esto el gobierno de Canteli lo sabe perfectamente, por eso lo plantea". Ese es el análisis que el concejal de Somos Oviedo, Nacho del Páramo, hace de las alegaciones presentadas por el Ayuntamiento al proyecto del Ministerio de Transportes. "Este megatúnel, un kilómetro más grande que el Negrón", denunció el edil, "no supera ningún tipo de prueba técnica, económica y social, por lo que el Ministerio no va a tener en cuenta esta propuesta". Del Páramo acusa también al alcalde de estar "atrapado en el pasado", "con soluciones que ya están superadas en Europa desde hace casi un siglo y que solo benefician a un mínimo porcentaje de la población: los especuladores y la empresa concesionaria de la AS-II". Según explica el concejal de la formación morada, la solución propuesta por PP y Cs multiplica por dos o tres el coste de la actuación, lo que hace que "económicamente no se tenga en cuenta. El Ministerio no la escogería porque sería un capricho, más gasto que el beneficio que plantearía".

Compartir el artículo

stats