Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detenido un cuidador por abandonar a una mujer que acabó muriendo en el HUCA

La anciana, de Ventanielles, solo tenía a mano una caja de galletas, en una casa sin nevera ni lavadora y con la ropa sucia apilada en la bañera

Nuevo caso de abandono de una anciana, esta vez en el barrio ovetense de Ventanielles. Los agentes que acudieron a la casa de una mujer de 80 años que acababa de fallecer en el HUCA no podían creer las condiciones en las que la anciana tuvo que pasar sus últimos días en una vivienda sin lavadora ni nevera, tendida en una cama cubierta de heces, y con solo una caja de galletas a mano para alimentarse. Lo más sangrante de este lamentable asunto es que la mujer estaba en teoría al cuidado de un hombre, el hijo de una amiga de la anciana, al que los agentes de la Policía Nacional acaban de detener como presunto autor de un delito de omisión del deber de socorro y otro contra la integridad moral. Y es que le consideran responsable del abandono que sufrió la mujer en los últimos meses.

El arresto de este hombre, de nacionalidad española, como la fallecida, se produjo el martes de la semana pasada, día 9, pero la investigación ya se había iniciado unos meses atrás, concretamente el pasado 24 de junio, cuando los agentes de Policía Nacional fue requeridos en el HUCA por una médica de guardia. Una mujer de unos 80 años que había fallecido momentos antes presentaba lesiones compatibles con malos tratos.

La dotación policial solicitó a través del CIMACC 091 la presencia del médico forense con el fin de que se le realizara la autopsia a la fallecida. Los agentes encargados de la investigación localizaron a diversas vecinas y amigas que ya habían alertado de que desde el mes de octubre había dejado de tener contacto con la mujer que acababa de fallecer.

Los investigadores solicitaron las grabaciones de las llamadas efectuadas por el que decía ser el cuidador de la fallecida, tanto al 112, como a la Policía Nacional y a la Policía Local, así como las efectuadas por el entorno de la finada, entre ellas las que efectuaron amigas y vecinas, dando como resultado que en varias ocasiones solicitaron la presencia policial ya que, al parecer el individuo que se hizo cargo de los cuidados de la anciana no les dejaba acceder a su vivienda, ni tan siquiera comunicarse con ella telefónicamente.

El supuesto cuidador manifestó a la médica que podía llevar sin ver a la mujer entre 3 y 7 días, y que él solamente se encargaba de dar de comer a los gatos que la anciana tenía en el domicilio. Cuando los agentes accedieron a la vivienda de la fallecida con el fin de recoger a los animales que se encontraban en su interior y hacer entrega de los mismos a una protectora de animales, pudiendo observar que la vivienda se encontraba sin nevera ni lavadora, y que la ropa de sucia de la cama se amontonaba desde hacía meses en la bañera de cuarto de baño.

La mujer pasó varios días en la cama sin poder moverse, por lo que tuvo que hacer sus necesidades en la misma cama. Lo único que tenía para comer era una caja de galletas. Todas las gestiones apuntan al mal cuidado del detenido hacía la anciana. Además, presuntamente, habría intentado que nadie fuese testigo de la situación de abandono profundo en la que se encontraba la mujer.

El caso guarda semejanzas con el de Isabel Suárez, la moscona fallecida en Madrid en casa de su sobrina y la pareja de ésta, el actor Luis Lorenzo, a quienes la Guardia Civil considera responsables de su fallecimiento.

Compartir el artículo

stats