Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coche eléctrico, el presente de mañana

Expertos en movilidad defienden en la Losa las ventajas de los nuevos vehículos: "Cuando cambias no lo dejas, es un vicio"

Por la izquierda, Alejandro Álvarez Pérez, gerente de Adarsa, José Luis Fernández gerente de Autosa, Pablo Berenguer de Wolfast UniOvi y Álvaro Sauras, de Autofácil, en la Losa. | Irma Collín

Avanzar hacia una ciudad más verde donde los coches eléctricos sean un aliado para el día a día. Así imaginan el futuro los especialistas del sector de las cuatro ruedas. Las ventajas de dejar atrás los vehículos de combustión fue el tema central de una de las mesas redondas que se desarrollaron durante la segunda jornada de la I Muestra de Movilidad Sostenible de Oviedo. Poner en el centro el criterio del cliente es una de las prioridades de las empresas de este ámbito. "El futuro usuario, tiene que preguntarse cuál es su día a día. Si no necesita cubrir una gran cantidad de kilómetros, el eléctrico es su opción". El estilo de vida también debe tenerse en cuenta. "Debe saber si es una persona que planifica mucho sus viajes, organizada. Si a eso se suma que su vida cotidiana se da en un entorno de cercanía, puede ir a por un coche eléctrico sin problema", explica Alejandro Álvarez Pérez, gerente de Adarsa.

La autonomía y no quedarse apeado a mitad de camino, son algunos de los interrogantes que pueden generar dudas en el cliente. No obstante, José Luis Fernández, gerente de Autosa considera que los mayores problemas a los que hay que hacer frente son la incertidumbre y el miedo a lo desconocido. "Cuando nosotros sacamos nuestro primer coche eléctrico en 2013, tenía una autonomía de 200 km. Un aspecto que limitaba mucho al usuario. Sin embargo, ahora tenemos coches con 600 kilómetros de autonomía. Y muy poca gente hace 600 kilómetros en un día".

En el caso de largas distancias, Fernández explica que su vehículo se carga "en un cargador normal" en 40 minutos. "Por tanto, si vas a ir a Málaga y hay un punto de carga en medio, puede hacerse el trayecto perfectamente. La gente es reacia porque no sabe las opciones que hay, pero todo cliente que cambia al coche eléctrico no lo deja". Y es que una vez se deja atrás el vehículo de combustión, el usuario descubre todo un mundo de facilidades al alcance de la mano. "Muchos empiezan a ver que hay un montón de aplicaciones útiles que les indican dónde hay puestos de carga, van al supermercado y se dan cuenta de que la mejor plaza de aparcamiento es la del coche eléctrico. Al final es un vicio".

En cuanto a las ventajas que ofrece decir adiós a la combustión, Álvaro Sauras, director técnico de Autofácil, lo tiene claro. "Son ventajas colectivas, tanto para usuarios como para ciudadanos. Estamos hablando de cero emisiones locales, menor emisión de partículas, mayor eficiencia energética, menor consumo de energía, lo que repercute en el coste de desplazamiento y también significa que estamos haciendo un funcionamiento más sostenible de la flota móvil, menor contaminación acústica y reducción de emisiones de Co2. Un eléctrico es casi tres veces mas eficiente que un coche de combustión". Las nuevas generaciones también parecen tenerlo claro. Uno de los miembros del equipo Wolfast UniOvi Racing Team, formado por estudiantes, destacó la facilidad de conducción, sin marchas, y de acceso al centro de las ciudades. "Yo tengo claro que el coche eléctrico hoy es una innovación, pero mañana será el presente".

Compartir el artículo

stats