Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Blanco Director de organización de Seresco, que sale ahora a Bolsa

"Vamos a aumentar un 45% la plantilla y eso nos pondrá por encima de los mil empleos"

"Salir a Bolsa nos dará visibilidad, nos obligará a ser más transparentes y nos dará refuerzo para el crecimiento internacional"

Alejandro Blanco Urízar. Luisma Murias

Alejandro Blanco Urízar es el director de organización y relaciones institucionales de la compañía ovetense Seresco, que ahora planea su salida a bolsa, al índice BME Growth (el antiguo mercado continuo), y que tiene reservados unos cuantos millones de euros para comprar nuevas empresas que la ayuden a crecer. Esta es su segunda etapa en la compañía. En el paréntesis que se prolongó durante varios años fue el máximo responsable del área de formación de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE). En Seresco también dirigió el departamento de formación, luego el de transformación digital y ahora con la salida a bolsa en el horizonte más cercano dirige un área clave para reforzar la estructura de la compañía.

–¿Por qué dan el paso ahora para salir a la bolsa?

–La idea era haberlo hecho antes, pero llegó la pandemia. Ahora es un paso natural que damos porque ya estaba dentro de la hoja de ruta de la compañía y porque es un momento de madurez por la estabilidad de los negocios y la robustez que tenemos.

–¿Y qué les puede aportar comenzar a cotizar?

–Es un tema reputacional, nos da visibilidad y nos aporta otras líneas de financiación, aunque ese no es el objetivo. Nos obliga también a tener una organización más eficiente, por eso se crea la figura de la dirección de organización; también nos obliga a tener otros estándares de gestión interna, de eficiencia y de transparencia de cara al mercado, lo que es una ventaja para nuestros clientes. Todo este mix es el que nos impulsa a dar el paso y el que nos dará un refuerzo adicional para nuestro proyecto de crecimiento internacional e inorgánico.

–Ya superan la cincuentena.

–Cumplimos los cincuenta años en 2019, justo antes de la pandemia. De aquella hicimos un acto en el que juntamos a los 700 empleados que somos ya. Fue una fiesta en la que visibilizamos lo que es Seresco para la región. Hace 53 años pocos pensaban en la informática como un negocio, salvo una familia asturiana que pensó que esto iba a ser el futuro y acertó.

–¿Qué respuesta esperan por parte de los inversores en su salida a bolsa?

–Esperamos una respuesta positiva. La consistencia de la empresa durante estos 53 años ofreciendo resultados y consiguiendo objetivos de gestión nos hace pensar que no tiene por qué ser negativa. Puede que haya quien piense que no es el momento más adecuado para que una compañía salga a bolsa, pero no recuerdo mercados en los que no haya habido movimientos constantes de entrada y de salida. En estos años esta empresa las vio pasar de todos los colores, a nivel económico, social y sectorial, y lo solventó con éxito.

–Y mantienen el arraigo con Oviedo.

–De los 700 empleados la inmensa mayoría está en los centros de servicio de Asturias y el ADN de la región se mantiene y se lleva a gala. Eso se va a seguir manteniendo porque es un factor que debemos valorar. Tenemos oficinas en Madrid, en Vigo, en Barcelona, en Lisboa y en Latinoamérica.

–¿Cómo está el mercado de América Latina?

–A nosotros es un mercado que nos ha acogido bien. También es verdad que fuimos con una división, la de cartografía y catastro, que es ya líder, una punta de lanza. Es un mercado del que somos líderes en España, lo que nos permitía competir en América Latina con un buen bagaje. Uno de los motivos de salir a bolsa es el de potenciar la internacionalización de todos nuestros servicios, queremos tener una vocación más exterior.

–También están saliendo al mercado a la caza de nuevas compañías.

–Hicimos nuestra primera adquisición en 2019 cuando compramos una pequeña empresa asturiana de ciberseguridad, Sigea. A renglón seguido de aquello llegó la pandemia y ahora hemos comprado SPW, con la que vamos a reforzar el área de ciberseguridad y de sistemas. El objetivo es el de seguir creciendo por ahí porque la ciberseguridad tiene un enorme potencial.

–¿Y se plantean nuevas compras?

–En nuestro plan tenemos establecido un crecimiento inorgánico de 20 millones de euros en los próximos tres años. Queremos ser consistentes con ese plan e ir consiguiendo la incorporación de nuevas compañías y no solo nacionales. Eso nos va a hacer crecer y experimentar un alza en empleados muy relevante. La idea sería incrementar las cifras en un 45% lo que nos pondría por encima de los mil trabajadores.

–El sector tecnológico crece de forma constante e inmune a las pandemias y a las crisis económicas.

–El sector fue un salvavidas durante la pandemia para otros sectores, los había que llevaban cierto retraso en sus proyectos de digitalización y, al final, las necesidades de conectividad y de trabajo en remoto provocaron una aceleración de nuestro negocio. Ahora está habiendo otra vez un ritmo de crecimiento importante en el sector, los fondos "Next Generation" (los europeos) son una invitación a seguir avanzando para evitar que ese impulso no se frene lo que es absolutamente necesario. Es una realidad que los fondos están dinamizando el sector y veremos si el resultado final es el que se pretende, que las empresas sean más competitivas.

–¿Les cuesta encontrar personal?

–El tema del personal es un quebradero de cabeza. Aunque ahora mismo hay una sensación rara porque está habiendo un elevado número de despidos en las grandes multinacionales, lo que se percibe como algo extraño. Porque las grandes compañías están prescindiendo de personal, hay algunas que parece que están en una carrera, pero el resto del sector dice que se necesitan recursos de personal. El caso es que hay un problema porque en estos momentos todos los sectores están incorporando perfiles tecnológicos. Y el sistema educativo no evoluciona al mismo ritmo que demanda el mercado y eso provoca que la situación se tensione. El éxito estará en que seamos capaces de ser más eficientes y que nuestros negocios puedan ser escalables y eso nos haga menos dependientes de los recursos que hay disponibles en el mercado.

–¿Están teniendo que formar a su propio personal?

–Estamos teniendo que formar a personal en algunas de las áreas de la compañía. Un programa muy exitoso fue el campus de gestión laboral que hizo que un área tan exitosa para la compañía como es el de nóminas y recursos humanos se nutriera de personal. En otras áreas no es tan fácil sacar gente con experiencia, pero lo estamos haciendo en aquellas en las que nos aprieta el zapato, y estamos poniendo en marcha nuestros propios mecanismos de formación. Por ejemplo, en áreas como la ciberseguridad o en la de desarrollo de aplicaciones informáticas.

Compartir el artículo

stats