Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós al padre Pérez

Fallece en Colombia, a los 94 años, el sacerdote de Cangas del Narcea que fundó Padrinos Asturianos, impulsor de un centro de formación integral que fue una referencia en toda América Latina

El sacerdote asturiano José Pérez Álvarez (Moncó, Cangas del Narcea, 1926), fundador de la asociación Padrinos Asturianos, falleció en la ciudad de Cali, en Colombia, donde vivió más de cincuenta años realizando una extraordinaria labor con las familias de los trabajadores del Ingenio Azucarero Providencia. Allí creó El Centro de Formación Integral en el que miles de niños y jóvenes se forman en distintas especialidades o pasan a la universidad.

Su preocupación por los niños para sacarlos de la droga, de la guerrilla o la prostitución le animó a crear "Padrinos Asturianos" donde muchas personas de aquí ayudan a pagar los estudios a niños de familias desfavorecidas, sin recursos. La asociación Padrinos Asturianos es como una red de amigos para llevar pan, alegría y esperanzas de una vida digna a miles de niños desamparados.

Por otra parte, el padre Pérez creó el barrio Oviedo, con casitas y un pequeño huerto para dar vivienda a cientos de familias de trabajadores. Más tarde el barrio del Carmen con la misma finalidad. También consiguió que en barrio Oviedo se instalase un dispensario con la ayuda del Ayuntamiento de la capital asturiana. Su entrega y su entusiasmo consiguieron que el Centro de Formación Integral sea reconocido como un centro modelo en toda Colombia e imitado en otros países de América.

El fallecimiento del padre José Pérez Álvarez, de 94 años de edad, se produjo en la mañana del jueves día 17. Había tenido que someterse recientemente a una grave intervención quirúrgica, siendo trasladado después a la Casa Sacerdotal de Cali, donde tenía su residencia.

El padrecito, como le llamaban en Colombia, deja una enorme labor que sus colaboradores de España de Estados Unidos y de Colombia intentarán continuar guiados por su ejemplo. El padre Pérez fue, sin duda, un hombre extraordinario que dedicó su vida a los más necesitados, a sacar de la miseria a miles de niños abandonados.

Mañana, en la Basílica de San Juan el Real de Oviedo a las 18.00 horas se celebrará un funeral por su eterno descanso.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats