Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La columna del lector

Recordando a Jaime

Uno a uno han pasado los días, como pasan las horas, los meses y los años, pareciendo un engaño el fallecimiento de una maravillosa persona, excepcional profesional médico, sobresaliente amigo y amante de la Cultura; de manera excepcional de la música operística. Nos estamos refiriendo al Doctor Jaime Álvarez-Buylla, que fuera Presidente durante muchos años de la afamada Sociedad Filarmónica de Oviedo, cuya fundación goza con éxito más de 113 años, siendo bien conocida local, nacional e internacionalmente. Este recuerdo nos embarga de tristeza y de manera especial a su amada Margarita, nombre con el que se inmortaliza, nada menos el glorioso poeta Rubén Darío de Nicaragua. ¿Lo recuerdas? “Margarita, está linda la mar...”. Por todo ello van mis modestos versos que a tu esposo espero han de gustar.

“Querido Jaime, / parece un mal sueño / que ya no existas, / que de tu sonrisa, / como de tu mirada / inteligentes, gratas / ya no quedan / ni en tu casa / ni en las calles / donde a tantos amigos / cordialmente saludabas / y con ellos en un bar, / cafeterías, buenos vinos, / alzando copas, apurabas / como sabrás / tanto en Oviedo / como en otros lugares / de Asturias o de España, / incluso Europa, / y otros mundos / donde ahora de rodillas, / confiando en Dios / por la “pandemia” / que desaparezca, / suspiran un milagro, / como tu bella musa, / “Margarita”, igual / que vuestras hijas/ y demás familia”.

“Se ha ido el año 20 / y llegamos al 21. / Como hermanos, humanos / de la muerte sonriamos, / Jaime, queramos o no / ¡Pronto nos veremos!”

Compartir el artículo

stats