Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Se dan los requisitos para que el proyecto del Oviedo tenga éxito"

"Anquela conoce la categoría, la plantilla es completa y la afición por fin disfruta del equipo en el campo sin fijarse en nada más"

Pichi Lucas dirigió al Oviedo durante 46 partidos (42 de liga, 2 de play-off y de 2 de Copa) entre 2009 y 2010. Llegó al club azul tras ser destituido Raúl González y metió a los azules en la promoción de ascenso a Segunda. A la temporada siguiente no le acompañaron los resultados y fue destituido. Tras su paso por el Oviedo entrenó al Celta B y al Jumilla. Y ahora está al cargo de la Selección de Galicia de Regiones UEFA que ha estado jugando este fin de semana en Asturias. Aunque hace siete años que dejó el Oviedo, aún sigue manteniendo un buen recuerdo de su paso por el club azul.

- ¿Cómo le va en su nueva etapa al frente de Galicia en la Copa de Regiones?

-Hemos ganado un partido (a Asturas, 3-0) y perdido otro (ante Cantabira, 1-0). Es otra experiencia diferente, ver el fútbol desde otro ámbito y matar el gusanillo.

- ¿Qué recuerda de su paso por el Oviedo?

-Me quedo con mi primera temporada, en la que hicimos un fútbol prácticamente excepcional y brillante. Jugamos un play-off y estuvimos muy cerca de ascender. Pero hicimos un esfuerzo enorme y lo pagamos. Cuando llegué aquel año estábamos a once puntos y nos pasó factura. Tengo un gran cariño y un gran recuerdo de Oviedo y de su afición.

- ¿Le ha dado muchas vueltas a a aquella eliminatoria con el Pontevedra?

-Llegamos muy justos de fuerzas. En el primer partido tuvimos una mala primera parte, empatamos y estuvimos cerca del 1-2, pero acabamos perdiendo. Y en la vuelta no pudo ser.

- Le tocó una etapa muy difícil a nivel institucional.

-Era una situación distinta. Ganábamos en el Carlos Tartiere y daba la sensación de que había un sector contrariado con la gestión y no había felicidad plena. Pero nosotros nos aislamos e hicimos una gran temporada.

- ¿Se encontró con un nivel de exigencia muy alto?

-En el fútbol todos los públicos quieren que sus equipos ganen, y si va bien te dan todo y en caso contrario existe una frustración. El Oviedo es un caso especial por la capacidad de su masa social y su repercusión. Pero para lo bueno y lo malo. El ejemplo es cómo se involucró la afición cuando la llegada del Grupo Carso. Tengo muchos amigos en Oviedo que me han informado de la estabilidad y tranquilidad que han dado los nuevos dueños. Era algo necesario en el club. Porque la afición ahora por fin disfruta de su equipo, del terreno de juego, sin fijarse de nada más.

- ¿Se le hizo corto su paso por el Oviedo?

-Sí. Me hubiera gustado estar más tiempo en el Oviedo. Ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi carrera futbolística. Entrenar a un club como el Oviedo, de Primera, con una capacidad social increíble, donde teníamos partidos con 12.000, 15.000 o 20.000 espectadores en Segunda B, supone una experiencia imborrable.

- ¿Cómo ve al equipo esta temporada?

-Las últimas jornadas está en una buena línea. Quizás necesita mejorar fuera de casa para estar en los puestos de cabeza. Pero ese triunfo en Lorca les ayudará a crecer. En el Tartiere el Oviedo es un equipo muy solvente que saca los partidos adelante con mucho criterio. Y además Anquela conoce bien la categoría, la afición sigue apoyando y la plantilla es bastante completa. El Oviedo reúne los requisitos necesarios para que el proyecto que tiene en marcha este año llegue a buen puerto y tenga éxito.

- ¿Qué echa de menos de la ciudad?

-Hice muy buenos amigos, que en su momento me lo enseñaron todo, el teatro, las zonas de ocio y un montón de lugares especiales en la mayoría de los casos gracias a la actividad de las peñas. Solo puedo hablar de mi paso por el Oviedo.

Compartir el artículo

stats