Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un atajo contra la sequía: el Oviedo se enfrenta al equipo que más le tiran en Segunda

Bolo trata de encontrar la efectividad de los azules ante un rival que suele exponerse

Whalley, portero del Lugo, en el duelo ante el Villarreal. | LaLiga

Le da vueltas a la cabeza Bolo estos días con la misma idea. Busca soluciones en su libreta. El momento de dudas que atraviesa el Oviedo, el primero en la competición, tiene que ver en gran medida con el escaso bagaje ofensivo que presenta el equipo hasta la fecha. Eso es lo que rumia día a día el técnico: cómo lograr que su Oviedo haga más daño en el área de los rivales. Trabaja el entrenador día a día en El Requexón con la idea de convertir a su equipo en un conjunto de claro aspecto ofensivo y será en Lugo el domingo donde tendrá la oportunidad de demostrar que el Oviedo es decidido y valiente.

Lo hará ante un rival al que las dos últimas derrotas le han bajado de un estado de optimismo en el que navegaba en el comienzo de competición. Los de Hernán Pérez pasan ahora por un tramo de incertidumbre similar al del Oviedo, pero con unas constantes diferentes: los gallegos son el equipo de Segunda que más remates recibe entre los tres palos.

Whalley, meta del Lugo, es el portero más exigido de la competición con una diferencia notable. Al Lugo le han tirado en 37 ocasiones. El segundo más exigido, el Mirandés, le sigue de lejos con 29 disparos en contra. Los datos muestran además que el trabajo defensivo es uno de los fuertes de los de Bolo que, con 14 tiros en contra, solo son superados en este aspecto por los 12 que han recibido hasta la fecha Granada y Alavés.

Los caminos parecen encontrarse. Bolo busca la fórmula que haga al equipo ser más fiero ante los rivales y el Lugo da facilidades atrás. De ahí que en Anxo Carro se presente como el escenario ideal para que el Oviedo logre al fin enseñar sus garras. En ello trabaja Bolo, que tendrá que retocar su once de cara a la cita. Un cambio será obligado: Borja Sánchez cayó lesionado ante el Ibiza y es baja para la cita en tierras gallegas. Habrá, seguramente, alguna novedad más por decisión del entrenador. Koba Koindredi apunta a recuperar su puesto en el once tras el experimento fallido de la última jornada con Jimmy y Montoro. Incluso en los laterales podría haber novedades, con Miguelón y Pomares, ya con más kilómetros en las piernas, optando al puesto.

Lo que sí ofrece más dudas es el debate sobre el sistema. El 4-4-2, empleado desde el inicio, aún no conoce la victoria. Fue el sistema utilizado en el estreno ante el Andorra (derrota 0-1), contra el Levante (1-1, aunque con buena imagen), en Burgos (0-0, dominado por el rival) y frente al Ibiza (otra derrota, 0-1). Pero los problemas azules arriba pueden llevar al técnico a mantener su apuesta por dos delanteros natos, Bastón y Enrich, en la apuesta por el gol.

Na

Compartir el artículo

stats