Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo y Sporting pactan un nuevo dispositivo de seguridad para el derbi: la afición rojiblanca regresará al Tartiere

Orlegi y Pachuca acuerdan que se mantenga el viaje en burbuja para una parte de los hinchas, pero flexibilizan las condiciones generales

Afición del Oviedo y del Sporting LNE

Faltan todavía 17 días, pero el Oviedo y el Sporting ya preparan los detalles del primer derbi asturiano de la temporada, que se celebrará en el Tartiere el 17 de diciembre (21.00 horas). Será el primer duelo con Pachuca y Orlegi al frente y ya se vislumbra un entendimiento entre directivas que no hubo en años anteriores. De hecho, ya hay luz verde en un asunto esencial: el dispositivo de seguridad para la afición visitante, en este caso la del Sporting. Ambos clubes han acordado un nuevo sistema por el cual la afición del Sporting regresaría al Tartiere. El curso pasado el Sporting rechazó las entradas por entender "discriminatorio" el dispositivo de seguridad que planteó Delegación del Gobierno, que incluía el conocido como "viaje burbuja" de los hinchas, que debían partir desde Gijón y escoltados desde varias horas antes del encuentro.

Para acercar posturas, buscar una solución y evitar choques, Oviedo y Sporting han mantenido conversaciones en las últimas semanas y han acordado un dispositivo mixto de cara al derbi. El cual consistiría, a grandes rasgos, en que una parte de la afición visitante, la más animosa, sí debería ir en burbuja, mientras que otra podría ir en libertad a la ciudad rival, aunque con una condición: se habilitaría un punto de control, vigilado por la Policía, para evitar altercados. Se da por hecho que este nuevo dispositivo se mantendría en los dos derbis asturianos, tanto en Gijón como Oviedo. Pachuca y Orlegi han pactado lo básico este nuevo dispositivo y Delegación del Gobierno y la Policía lo ven con buenos ojos.

Para que sea una realidad faltan varios flecos y también un paso que se prevé fundamental: que las Asociaciones de Peñas de los dos equipos no pongan pegas. En principio, no se espera que así sea, pero ninguna de las dos partes lo quiere dar por seguro teniendo en cuenta los problemas pasados. No obstante, muchos peñistas ya han sido sondeados por los clubes en conversaciones informales.

En ese sentido, se interpreta en el Sporting y en el Oviedo que el dispositivo pactado es una decisión salomónica, que probablemente no contentará del todo a aquellos que no quieren desterrar el viaje burbuja, pero que es un primer paso para que poco a poco se flexibilicen las condiciones. En las próxima semanas tendrá lugar la tradicional reunión en Delegación de Gobierno entre todas las partes implicadas, pero sí todo va según lo previsto no se respirará la tensión pasada y se aprobará definitivamente este dispositivo de seguridad.

Compartir el artículo

stats