¿"MUY PRONTO"?

¿Estamos muy cerca de quitarnos las mascarillas en interiores? Esto dicen los expertos

Los expertos consideran que esta medida todavía es un poco "precipitada" ya que aún no se ha superado la sexta ola

Archivo - Un camarero sirve una cerveza en el interior de un bar, a 1 de octubre de 2021, en Pamplona, Navarra (España). Esta medianoche ha entrado en vigor la orden de la Consejería de Salud de Navarra por la que se dejan sin efecto el grueso de medidas

Archivo - Un camarero sirve una cerveza en el interior de un bar, a 1 de octubre de 2021, en Pamplona, Navarra (España). Esta medianoche ha entrado en vigor la orden de la Consejería de Salud de Navarra por la que se dejan sin efecto el grueso de medidas / Eduardo Sanz - Europa Press - Archivo

Rafa Sardiña

Rafa Sardiña

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto a insistir ayer, ante el Comité Federal del PSOE reunido de forma extraordinaria para analizar la guerra en Ucrania, en que el uso de mascarillas en interiores pare prevenir contagios del coronavirus dejará de ser obligatorio "pronto, muy pronto".

Y aunque añadió que será la ministra de Sanidad, Carolina Darias, la que tome la decisión final, muchos esperan que la mascarilla pase a la historia incluso esta misma semana.

Y ya hay quien considera que el próximo jueves podría ser una buena fecha. Cuando el Gobierno y las comunidades autónomas la pongan sobra la mesa, en el marco del primer encuentro para debatir el nuevo sistema de vigilancia de salud pública.

Pero los expertos no están muy de acuerdo y aunque lo ven cerca, no tanto.

660 días después los expertos siguen a favor de las mascarillas

Las mascarillas son una medida de cuya eficacia nadie duda y que nos llevan acompañando desde el día en que se regularon: el 19 de mayo de 2020.

Ese día, el Boletín Oficial del Estado publicó el uso obligatorio de las mascarillas:

"Por la capacidad que han demostrado para bloquear la emisión de gotas infectadas, muy importante cuando no es posible mantener la distancia de seguridad".

Y ahora, tras 670 días que se cumplirán el jueves, podrían pasar a la historia.

El argumento fundamental empleado por quienes están a fover de tomar la decisión ya mismo es que la evolución epidemiológica del coronavirus en España muestra una tendencia a la baja que se está traduciendo es un descenso de la incidencia acumulada.

Pero los expertos no las tienen todas consigo.

Y los últimos datos conocidos, el viernes 4 de marzo, hacen que todavía consideren "precipitada" la posibilidad de que las autoridades sanitarias eliminen ya la obligatoriedad de las mascarillas en interiores

El argumento en que se apoyan los científicos para pedir más tiempo son (en datos del pasado viernes 4 de marzo)

- 22.400 nuevos contagios de coronavirus en España,

- 174 muertos en un día,

- 5.693 pacientes que el viernes seguían ingresados por Covid-19 en toda España, y los

- 851 que estaban en la una UCI, son

Por eso los que saben hablan de aguantar más tiempo y hacer una eliminación progresiva.

Y recuerdan que España no ha eliminado la obligatoriedad de las mascarillas en interiores ni siquiera cuando la incidencia acumulada ha bajado de los 50 casos por 100.000 habitantes, algo que sucedió en verano de 2020 y en otoño de 2021.

Y en estos momentos, concretamente el viernes pasado, día 4, estábamos en 472 por 100.000 habitantes.

Concretamente el catedrático, académico y miembro de la Comisión Científica de BuscandoRespuestas, Fernando Rodríguez Artalejo, cree que ahora sí, después de ómicron, la mayoría estaría de acuerdo en relajar la obligación de mascarilla en interiores por debajo de los 50 casos.

Una mujer camina con mascarilla

Una mujer camina con mascarilla / Eduardo Parra - Europa Press

"La mascarilla se va a seguir usando mucho tiempo"

Así que, visto lo visto, ¿Estamos en un escenario idóneo para acabar con las mascarillas en interiores?

El doctor Jesús Molina, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública y Gestión Sanitaria, lo tiene claro. 

"Yo creo que todavía es pronto porque aún no sabemos la evolución del virus. Aún estamos en pleno descenso de la sexta ola", explica a BuscandoRespuestas.

El especialista apunta que para eliminar la obligatoriedad de las mascarillas se debe tener en cuenta la "estabilización de la incidencia" porque ahora mismo “seguimos sin saber cómo se va a comportar el virus y si va a haber otra variante”.

Para este especialista, el número de contagios no debería ser el parámetro más importante, "porque la mayoría de los casos son asintomáticos o con síntomas leves", pero sí la evolución de la enfermedad.

"Sería óptimo con unos datos por debajo de los 100 casos por cada 100.000 habitantes y, sobre todo, que no haya un impacto clínico en cuanto a hospitalizaciones".

Por ello, el doctor Molina insiste.

  • “La mascarilla en interiores se debería mantener en el tiempo porque es el entorno en el que más transmisiones se producen
  • "Es la única medida efectiva, a diferencia de la mascarilla en exteriores o el pasaporte COVID, para hacer frente al SARS-CoV-2".

En este sentido, el presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), Álvaro Castellanos, también se muestra partidario de mantener esta medida, sobre todo, por el riesgo que supone el SARS-CoV-2 en las personas más vulnerables.

"Los mayores de 65 años, los no vacunados, los inmunodeprimidos, los trasplantados, los crónicos y las personas con enfermedades cardiovasculares".

¿Cuándo se podrá eliminar la obligatoriedad de la mascarilla en interiores?

Para el portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública y Gestión Sanitaria (SEMPSPGS), "la mascarilla nos debe seguir acompañando durante esta primera parte del año". 

No obstante, debido a la alta tasa de vacunación (82,3% de la población española con pauta completa y 51% con la dosis de refuerzo), el doctor Molina es optimista. "Para verano es cuando se podría plantear porque antes no sería prudente".

"Si la situación va como hasta ahora, no habría ningún problema para eliminar la mascarilla en el interior". 

El experto también sostiene que, una vez no tengamos que utilizar mascarillas en espacios cerrados, deberán mantenerse en determinados escenarios, como por ejemplo el transporte público o lugares con mucha afluencia de personas.

"Un vuelo, aunque tenga buena ventilación, o zonas con aglomeraciones como un centro comercial o eventos masivos".

Es lo que asegura el doctor Molina, FEA del Servicio de Medicina Preventiva Hospital Clínico Universitario "Virgen de la Victoria" de Málaga.

"Se van a seguir usando durante mucho tiempo, sobre todo por personas de riesgo y sus convivientes, porque es una medida efectiva y no muy costosa".

Archivo - Una pareja de ancianos con mascarilla sentada en un banco, a 27 de julio de 2021, en Madrid, (España).

Archivo - Una pareja de ancianos con mascarilla sentada en un banco, a 27 de julio de 2021, en Madrid, (España). / A. Pérez Meca - Europa Press - Archivo

¿Dónde no es obligatoria la mascarilla en interior?

En Europa, varios países han dicho adiós a la mascarilla en espacios cerrados para avanzar así a la tan ansiada normalidad.

Es el caso de Dinamarca, uno de los primeros países del viejo continente que eliminó esta medida.

Desde el pasado 28 de febrero, Francia también se ha sumado a la decisión de eliminar la mascarilla en interiores.

Sin embargo, el cubrebocas seguirá siendo obligatorio en aquellos lugares donde no se pida el certificado de vacunación contra el coronavirus, y en el transporte público. 

También han tomado la decisión Noruega y Finlandia.

Y lo mismo ha anunciado hoy Bélgica, donde partir del 19 de febrero dejará de ser obligatoria la mascarilla para los menores de doce años.

Suprimen también el límite de aforo y el máximo de seis personas en una misma mesa, los clientes podrán volver a consumir en la barra y no estarán obligados a llevar mascarilla, aunque los camareros sí deberán utilizarla.

Irlanda también ha puesto fin a la mayoría de las restricciones COVID. Las protecciones faciales no son obligatorias en el transporte público ni en los demás espacios cerrados.

También se ha sumado Suecia, donde nunca han sido obligatorias, solo recomendadas en grandes aglomeraciones.

En contraposición nos encontramos con países que, al igual que España, no han puesto todavía fecha a la caída de esta medida. Austria, Bélgica, Polonia, Italia y Portugal siguen imponiendo la mascarilla obligatoria en interiores.

Eso sí, en todos estos territorios ya se puede ir (desde hace meses) sin cubrebocas por la calle.

Solamente en el país germano hay que usar mascarillas FFP2 en el metro, autobús y tranvías.

En Estados Unidos, el 70% de la población tiene la posibilidad de no usar mascarillas en el interior de establecimientos o transporte público. Las autoridades sanitarias establecen zonas de riesgo según los ingresos y la presión hospitalaria.

"Estamos en una posición más fuerte como nación, con más herramientas para proteger a nuestras comunidades de la Covid-19", ha indicado Rochelle Walensky, directora de los Centros para la Prevención y el control de Enfermedades (CDC).

Un ejemplo de ello es Nueva York. Este estado eliminó la obligatoriedad de la mascarilla en espacios cerrados "ante la fuerte caída de casos de coronavirus".