30 de abril de 2008
30.04.2008
 
Otras reacciones
Nueva polémica derivada de la alerta del girasol
 

Los técnicos de Economía cuestionan los controles aduaneros del aceite

l La Agencia Tributaria desmiente a sus trabajadores y asegura que se cumplen los trámites legales l El Ministerio de Sanidad eleva a 253 las marcas sin riesgo

30.04.2008 | 02:00

Agencias

Madrid / Bruselas / Oviedo,

La polémica alerta alimentaria del aceite de girasol ha suscitado nuevos frentes de controversia. Una vez levantados por parte del Ministerio de Sanidad los mecanismos de alarma, la discusión se centra en si este producto pasa habitualmente en aduana por los controles sanitarios necesarios.


El pronunciamiento más llamativo corrió a cargo de los técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda (Gestha), quienes denunciaron que los controles físicos aduaneros a los que se sometieron las partidas procedentes de Ucrania sólo se realizaron mediante escáner y no en laboratorio. Sin embargo, la Agencia Tributaria desmintió esta supuesta falta de control y aseguró que existen suficientes medidas.


Según Gestha, de la veintena de partidas de aceite de girasol llegadas de Ucrania desde enero, sólo una pasó «teóricamente» el control físico en Aduanas exigido por ley y que va más allá de una comprobación por escáner. Además, este colectivo no descartó que se haya introducido producto por fuera de las aduanas, por lo que los técnicos pidieron al ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, una investigación inmediata del destino final de algunas «adquisiciones intracomunitarias». Gestha concluyó que los actuales protocolos de control no son suficientes y dejan «coladeros» de mercancías procedentes de terceros países.


La Agencia Tributaria no comparte esta visión. A través de un comunicado, este departamento desmintió a los técnicos. Les recordó que precisamente la información de la aduana permitió la localización de las partidas importadas y aclaró que existen los controles necesarios. Asimismo, subrayó que mantiene todos los análisis legales y que está paralizando las importaciones que no acrediten los certificados correspondientes, incluidos los sanitarios. También registra la importación de los productos y permite su trazabilidad, según la nota.


Entre tanto, el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, se comprometió a impulsar las redes de alerta y a incrementar la colaboración con las autoridades aduaneras para impedir la entrada en España de productos no conformes con las reglamentaciones en vigor. El Ministerio hizo ayer público una nueva lista provisional compuesta por 253 marcas de aceite de girasol (95 más que en la relación inicial) que pueden consumirse sin temor. Bernat Soria había asegurado anteayer que «no existe riesgo alguno» en consumir el aceite, tanto el que se encuentra en el mercado como las partidas que pudieran conservarse en los hogares.


Asaja), tildó de «irresponsable» la forma en que el Gobierno gestionó la crisis, puesto que «en algo más de 78 horas se ha declarado una alarma sanitaria, luego se ha desmontado, se ha publicado una lista de marcas garantizadas pero persisten las dudas respecto al resto de marcas». «No se puede hacer peor en menos tiempo», agregó.


La Comisión Europea decidirá hoy si toma medidas para impedir la entrada de aceite de girasol adulterado con hidrocarburos procedente de Ucrania.

El PP reclama medidas a la Comisión Europea


Aumenta el precio del aceite de oliva


El precio del aceite de oliva aumentó el viernes ante la alerta referida al aceite de girasol, según el director general del Mercado de Futuros del Aceite de Oliva, José Luis Alonso Fernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014