Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud valorará testar a los pacientes que acudan con fiebre a un centro sanitario

Los hospitalizados que no estén infectados podrán tener un acompañante no intercambiable l Se hará la prueba antes de cirugías y exploraciones

La sanidad asturiana ya ha diseñado el modelo organizativo con el que afrontará la "transición" entre la pandemia del covid-19 y la futura normalidad tan deseada. Entre otros aspectos, a todas las personas que acudan a centros de salud y hospitales se les tomará la temperatura y, si es superior a 37,5 grados, el personal sanitario valorará si es necesario hacerles un test del coronavirus y "se le indicará aislamiento en domicilio hasta conocer los resultados, siempre y cuando la consulta pueda ser demorada".

Otra pauta establecida para esta etapa de desescalada indica que los pacientes hospitalizados y no infectados podrán volver a recibir visitas: eso sí, un máximo de una y sin intercambios, como en vísperas del proceso pandémico. Los que estén infectados solo podrán estar acompañados en tres supuestos: niños, pacientes altamente vulnerables y enfermos en cuidados paliativos.

Asimismo, se intensificará la realización de muestras por PCR, test de anticuerpos y pruebas Elisa a todos los pacientes que lo precisen, y serán obligatorias para los que ingresen o se sometan a una intervención quirúrgica o una prueba diagnóstica invasiva. Las cirugías de enfermos infectados por coronavirus se concentrarán -siempre que resulte posible- en tres hospitales: HUCA (Oviedo), Cabueñes (Gijón) y San Agustín (Avilés). Los infectados por covid-19 que requieran cuidados intensivos (UCI) serán llevados al HUCA o a Cabueñes. Y en los tres hospitales de las alas de la región -Jarrio, Cangas del Narcea y Arriondas- no serán ingresados enfermos infectados.

Estos son algunos de los contenidos del documento elaborado por el Servicio de Salud del Principado (Sespa) como hoja de ruta para la desescalada de la pandemia que a mediados del pasado marzo obligó a suspender toda la actividad sanitaria no urgente y a convertir los hospitales y centros de salud en búnkeres a los que solo tenían acceso los enfermos cuya atención no admitía demora.

En este texto se aclara el futuro del hospital de campaña instalado en el recinto de la Feria de Muestras de Gijón. Dotado de 144 camas, desde hace semanas ha sido objeto de numerosos rumores sobre su apertura. Sin embargo, a día de hoy sigue sin arrancar, y el personal contratado para atenderlo ha sido enviado a otros centros sanitarios de manera provisional, aunque puede ser reclutado en un breve plazo si resultara necesario.

¿Entrará en servicio finalmente el denominado "Hospital Provisional 144"? Según las autoridades sanitarias, "en esta fase de transición podemos y debemos contar con el recurso instalado en el recinto ferial Luis Adaro", que está concebido como "una extensión de una planta" del Hospital de Cabueñes. ¿Y qué uso se le dará? Está destinado a "pacientes positivos covid-19 que presenten una sintomatología leve, o ya estén en fase de recuperación de la enfermedad, pero que no sea posible derivarlos a sus domicilios o residencias ya que deben estar en situación de aislamiento y precisan una serie de cuidados".

De otra parte, el documento desgrana medidas organizativas ya publicadas por este periódico en días pasados. Se potenciarán las consultas no presenciales y la telemedicina, bajo la premisa, en los centros de salud, de "un máximo de 10-15 consultas presenciales", intercalando consultas telefónicas y visitas a domicilios.

Los centros sanitarios conservarán los triajes y el doble circuito de pacientes para los posibles casos de coronavirus y las personas que padezcan otras dolencias. Los usuarios deberán respetar los asientos anulados en las salas de espera, así como el distanciamiento social de dos metros.

Según el Sespa, "se fomentará la desburocratización de las consultas, que mantendrán la receta electrónica sin formato papel, y la incapacidad temporal se gestionará con reconocimiento no presencial". También se optimizará la integración de la historia clínica electrónica entre los distintos niveles asistenciales, precisa el Principado.

Compartir el artículo

stats