Asturias no puede volver a caer en errores del pasado, sino que debe saber exprimir al máximo el paquete extraordinario de fondos comunitarios que la Unión Europea está tramitando para reconstruir la economía tras la pandemia del coronavirus. Así lo advirtieron los eurodiputados Jonás Fernández y Susana Solís y el funcionario de la Unión Europea Diego Canga.

Los tres expertos asturianos protagonizaron esta mañana una nueva entrega de "Diálogos para la reconstrucción", iniciativa con la que LA NUEVA ESPAÑA pretende arrojar luz a la desescalada global, a través de charlas telemáticas entre reputados expertos de diferentes sectores, y con el patrocinio del Banco Sabadell-Herrero y la colaboración de Bayer, la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) y las Cámaras de Comercio.

Pablo Junceda, director general del Sabadell Herrero: "Asturias no puede permitirse desperdiciar ni un euro de la UE"

El paquete de 1,29 billones de euros que moviliza la Unión Europea en total -entre ellos, 750.000 millones para el plan de reconstrucción y 40.000 millones para el plan de transición justa- es "un plan histórico para Asturias y España", aseguró Susana Solís, eurodiputada de Ciudadanos, que remarca que "es la primera vez que los países de la Unión Europea emitirán deuda conjunta para invertir en el futuro".

Precisamente por ello, y ya que "estamos endeudando nuestro futuro", Solís hace especial hincapié en la necesidad de saber utilizar bien esos fondos "para crear puestos de trabajo competitivos para nuestros jóvenes".

Para ello, es fundamental que Asturias sea capaz de aspirar a la mayor cantidad de dinero posible. Tanto aquel que le viene sobrevenido por los planes de transición justa, como aquel por el que tiene que pelear, con proyectos de investigación, desarrollo e innovación. Así lo quiso recalcar Diego Canga, que dejó claro que "es una gran oportunidad", pero enfatizando que "el futuro tiene que ser sostenible, digital y resistente".

En este sentido, Canga destacó algunas de las potencialidades más claras que tiene el Principado, como las partidas destinadas a hacer más ecológica la agricultura y la ganadería; los fondos destinados a la digitalización de las zonas rurales para luchar contra el despoblamiento; las oportunidades en materia de movilidad, pensando sobre todo en los astilleros; o la incipiente industria asturiana dedicada a la robótica o la inteligencia artificial.

Para que todos esos fondos sean utilizados de la mejor forma posible, no solo es necesario un impulso desde las administraciones, sino que, a ojos de Jonás Fernández, eurodiputado del PSOE, "los empresarios de la región tienen mucho que decir". Así, los expertos abogan por implementar la colaboración público-privada.

"Tiene que existir una apuesta de la mano entre empresarios y la administración pública, que tiene que cooperar para hacer llegar más fondos", explictó Fernández, que también llamó la atención sobre "poner de acuerdo a empresarios, sindicatos y políticos".