Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hongos para frenar al Covid

Una empresa gallega concluye con éxito un estudio de micoterapia aplicada en mayores positivos

Esteban Sinde muestra algunos de los nutracéuticos utilizados en el estudio

Esteban Sinde muestra algunos de los nutracéuticos utilizados en el estudio

El laboratorio de biotecnología pontevedrés Hifas da Terra ha terminado con éxito un ensayo con micoterapia en mayores de residencias geriátricas diagnosticados con Covid-19.

El estudio, llevado a cabo entre abril y mayo de este año, ha demostrado la evolución favorable del estado de salud de dichos enfermos, que recibieron nutracéuticos inmunomoduladores de Hifas da Terra. Se trata, en el lenguaje de la calle, de compuestos elaborados con ingredientes naturales, en este caso hongos, que ejercen un efecto beneficioso sobre la salud. Al ser inmunomoduladores, contribuyen a equilibrar el nivel de linfocitos, claves en el cuerpo para la lucha contra bacterias, virus y toxinas.

Los resultados del estudio determinan que en los 73 usuarios de una residencia de Madrid, positivos en coronavirus y una media de edad de 87,2 años, la tasa de letalidad asociada a esta enfermedad se redujo de un 24% esperado al 1,4%.

Asimismo, los pacientes que recibieron esta suplementación con nutraéticos inmunomoduladores no presentaron complicaciones asociadas, reduciéndose la tasa de ingreso hospitalario de un 27% esperado a un 12,3%.

En cuanto a los que sí tuvieron que ingresar, no empeoraron y se evitó su hospitalización en UCI.

Para el director de I+D de Hifas da Terra, Esteban Sinde, estas conclusiones abren una vez más la puerta a que los tratamientos médicos tradicionales se complementen con otros de tipo natural.

No es la primera vez que desde el laboratorio pontevedrés se trabaja con enfermedades graves. Entre otras cosas, ha logrado identificar cepas fúngicas con potencial anticancerígeno.

En esta ocasión, la investigación en el marco de la pandemia se ha llevado a cabo gracias a la colaboración del doctor Manuel Soler, responsable de un estudio sobre la aplicación de la micoterapia en el tratamiento del Covid en mayores. Él es el responsable también del centro geriátrico que ha colaborado con Hifas da Terra y un habitual prescriptor de nutracéuticos.

“En cuanto vio que tenía PCR positivas en su residencia nos llamó para poder dar a los ancianos este tratamiento complementario”, explica Sinde.

“Al final, de 73 pacientes positivos, solo uno falleció, un 1,4%, frente a los porcentajes de mortalidad que en aquel momento se daban en Madrid, de entre un 24% o un 38%”, destaca el investigador.

Estos inmunomoduladores actúan equilibrando el nivel de linfocitos, como ya lo hacen los aplicados en el tratamiento del cáncer. “Estos linfocitos son los que se encargan de destruir al virus y a las células cancerígenas identificándolas como diferentes a las nuestras propias. Son grupos de linfocitos similares, leucocitos”, resume.

“La actividad inmunomoduladora es muy parecida en todas las patologías”, añade.

En el caso del Covid se sabe que el ratio de linfocitos está totalmente alterado y hay presente una interluquina, la 6, proteína que el sistema inmune expresa para equilibrar que se den más unos anticuerpos que otros. “Es el mayor indicador de la gravedad de la enfermedad. La gente con interluquina 6 elevada tiene riesgo de morir”, informa Sinde.

Búsqueda de colaboradores

Tras este primer éxito del estudio, Hifas da Terra quiere continuar colaborando en la aplicación de los nutracéuticos inmunomoduladores, de ahí que se encuentre en la búsqueda activa de residencias que quieran colaborar.

“El problema de cualquier fármaco de tipo natural es demostrar la suficiente evidencia como para acceder a la prescripción del sistema público”, apunta el director de I+D del laboratorio pontevedrés.

Finalmente, el monopolio de las grandes empresas farmacéutica complica que los avances de otras pequeñas tengan la visibilidad y trayectoria que debieran. A ello se une el hecho de que haya pocas ayudas y financiación.

“Seguimos pendientes de ayudas, porque quedamos finalistas en varias. Cono no tenemos financiación ni apoyo, vamos a apostar por una manera de generar evidencia más económica: a través de residencias. Les cederemos el producto para poder recopilar dos datos: porcentaje de hospitalizados y porcentaje de mortalidad en pacientes con PCR positiva”, concluye.

Compartir el artículo

stats