Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol, mantel y buenos amigos

Entre Vega-Arango y Lendoiro suman más de 50 años dirigiendo al Sporting y el Deportivo

Manuel Vega-Arango y Lendorio, ayer, en Prendes.

Manuel Vega-Arango y Lendorio, ayer, en Prendes. MARCOS LEÓN

Recuerda Lendoiro que en Prendes, en el año 1993, cerró el fichaje de Manjarín por el Deportivo de la Coruña. "Hasta las cuatro y media de la madrugada estuvieron aquí negociándolo", apunta Pedro Morán, que hacía de anfitrión en su restaurante, Casa Gerardo, lugar en el que ayer se reunieron

"Lendoiro hizo una labor impresionante. El Deportivo era bueno, pero dentro de la modestia, y le llevó a grandes éxitos nacionales y europeos", señala Vega-Arango para romper el hielo, en el encuentro previo a la comida. "Lamento que el Deportivo haya bajado, porque es un club que merece estar también en Primera como el Sporting. Ahora la lástima es que hayan bajado a Segunda B, una categoría en la que nunca ha estado el Sporting, aunque la tuvo muy cerca. Le deseo al Deportivo con todo el cariño su vuelta", subraya.

Lendoiro, que dejó hace seis años de ser presidente del conjunto gallego, dibuja una sonrisa cuando habla del equipo de su amigo, del Sporting, que atraviesa un momento de felicidad. "El Sporting está fenomenal. Está encontrando lo que le faltaba otros años, que es la terminación con Djuka, que ha encontrado el gol. Está demostrado su potencial, que ya lo conocíamos. Le veo al Sporting como uno de los grandes favoritos para esta Liga, pero es muy larga. Lo hemos sufrido muchos durante muchísimos años", explicó el dirigente gallego antes de añadir: "Le deseo al Sporting que esté en el sitio que le corresponde, como al Deportivo, que es la Primera División".

Vega-Arango, con los pies en el suelo, también echó un vistazo al momento del club rojiblanco. "Estoy muy contento que haya empezado así la Liga. No se encajan goles, es muy importante eso. Queda mucho, pero este inicio es clave", resaltó.

Repasada la actualidad de sus equipos, los dos expresidentes pasaron revista a la situación actual del fútbol. "El VAR aporta más justicia al fútbol. Pero se le ha restado mucho protagonismo al aficionado, y eso es una pena. La Mareona y los Riazors Blues y compañía son fundamentales, sin ellos el fútbol es casi como un funeral. En mi juventud casi no se animaba", indicó Lendoiro. "A la afición hay que respetarla y darle cariño", apuntó Vega-Arango.

Salió entonces a colación el debate sobre el fútbol en viernes y lunes. "Para mí el lunes es totalmente descafeinado, no lo veo", criticó el expresidente del Deportivo. "¿Pero por qué no se va a jugar si no hay público y son ingresos importantes?", respondió su homólogo del Sporting. "Se adquieren una serie de derechos y con algo circunstancial, el peligro es que se aprovechen y se queden para siempre", añadió Lendoiro.

Ese cambio del fútbol, de un deporte social a un modelo más de negocio, le hace añorar tiempos pasados a Vega-Arango. "Conocí a Santiago Bernabeu cuando tenía solo 39 años. En aquella época el fútbol era otra cosa, era deporte, con las sociedades deportivas y no anónimas. Se dio un paso adelante en el tema económico, pero me gustaba más lo antes", reflexionó el gijonés. "No se puede cargar el bombo al negocio, desprestigiando la parte social y de ambiente que proporciona el aficionado. Tebas es un número 1 en el conocimiento del negocio del fútbol, pero es un número muy atrasado en que no le gusta el fútbol y se olvida del aficionado", apuntó a su lado su amigo gallego.

Lendoiro además se refirió a Djukic, exjugador del Deportivo y exentrenador del Sporting. "Hemos tenido amor y odio. Fue un gran jugador del Deportivo, y te da pena que no triunfe en los banquillos, pero es muy difícil que les vaya bien a todos".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats