Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda División | Los equipos asturianos

Empieza la reforma: el Sporting quiere atar a Djuka y a Pedro, renovar a Borja López y fichar a Jony | Manu García y Fran Villalba, en el mercado

El club rojiblanco cuenta con 17 fichas profesionales y planea una importante revolución tras salvar una temporada calamitosa

Puma y Gragera, ayer, en Mareo. Ángel González

Una vez pasado el mal trago, esta misma se comienza ya trabajar en los despachos para evitar que se vuelva a repetir esta situación. El objetivo, sentar las bases de un Sporting competitivo. Porque en el club son conscientes de la necesidad de hacer una profunda remodelación en la plantilla para que sea más afín a Abelardo. Hay muchas situaciones a analizar en las cumbres que se esperan ya estos días entre dirección deportiva, presidencia y entrenador. La previsión es después hablar con los futbolistas y exponerles personalmente sus situaciones.

La plantilla cuenta con un número importante de fichas: hay 17 jugadores con contrato en vigor tras la vuelta de los tres cedidos (Christian Joel, Pelayo y Manu García). En cualquier caso, la transformación del plantel será importante. Hay muchas claves. La convicción de que se necesitan cambios estructurales; la necesidad de hacer ventas (desfase económico de 7 millones de euros); el pensamiento de resolver contratos de jugadores que se considera en la entidad que ya han cumplido un ciclo; los complicados contextos de otros jugadores que son muy importantes, pero tienen mercado y llegarán ofertas. También otras operaciones decididas a acometer, como la contratación de Jony en propiedad. El cangués, que ya ha manifestado en público su deseo de quedarse, tiene dos años más en la Lazio con unos emolumentos muy altos por percibir, aunque el propósito del Sporting es persuadirle con un contrato largo para compensar esas ganancias dividiéndolas por temporada.

Y jugadores a los que se pretende retener para que lideren el siguiente curso. La situación de Djuka centra gran parte de la atención. Es el activo con más mercado. Pero le resta un año de contrato. Y aunque cuenta con una oferta de ampliación de dos años, sus agentes, como desveló LA NUEVA ESPAÑA, la dan por rechazada. El futuro del jugador, que nunca ha ocultado su deseo de jugar en Primera, tendrá mucha influencia en la composición del siguiente proyecto.

Hay dos escenarios posibles: que se presente en Mareo una oferta satisfactoria para ambas partes o que termine finalizando contrato, con la opción de que en enero pueda fichar por otro club gratis y sin dejar dinero en caja. Pedro y Gragera son otros dos futbolistas con clubes interesados, pero que se pretende sean dos pilares de futuro.

¿Quienes están en la rampa de salida? Lo marcará el mercado y la necesidad de vender. Pero tanto Manu García como Villalba (que el 1 de julio será rojiblanco a todos los efectos por 4 temporadas) están sujetos a las propuestas de otros clubes. A pesar de bajar con el Alavés, Manu tiene cartel, sobre todo en el extranjero. Mientras, el entorno del valenciano lleva tiempo ofreciéndose en la Liga. Ninguna línea se resiste al debate, tampoco la portería. Porque vuelve de cesión el meta cubano Joel, que podría quedarse. Y la dificultad de que sigan otro año más los dos porteros, Cuéllar y Mariño. Ambos tienen un año más de contrato.

La línea donde más cambios se antoja es en la defensa. Por un lado, el futuro de los cuatro centrales está en el aire, al finalizar todos contrato. Rico ya busca varias piezas para la retaguardia, sobre todo centrales. Con Borja hay consenso: se le ofrecerá la renovación, con un contrato corto. El caso de Babin genera más debate. Los problemas musculares le han limitado, con el miedo a que, a sus 35 años, estas dolencias se repitan de forma recurrente. Muy respetado en el vestuario, se sopesa ofrecerle una ampliación que sería también corta. Valiente, por su parte, termina su etapa. Y con Berrocal no hay intención de negociar con el Sevilla, salvo cambio. En los laterales también hay trabajo. En la derecha, no hay confianza en Bogdan y sus agentes llevan semanas buscándole acomodo. Guille seguirá. Y Calavera finaliza cesión. Por la izquierda, Kravets, con luces y sombras, tiene contrato en el Leganés, que le busca salida, sin que esté clara su situación.

Pablo García también tiene contrato. El centro del campo está más definido, con Pedro, Gragera, Rivera, también Nacho, pendiente de lo que suceda con Manu y Villalba. Mientras que tanto en los extremos como en el frente de ataque hay mucho trabajo por hacer. Los técnicos quieren que sigan Jony y Djuka, que encajan en el estilo de Abelardo, pero ambos casos tienen sus dificultades. Puma regresará al descendido Alavés. Aitor tiene contrato. Se cuenta con Gaspar. Y se explora el mercado por, al menos, un extremo. En el ataque, también habrá un lavado de cara después de los problemas con el gol de los últimos años. Ramírez está fuera. Campuzano tiene una papeleta delicada. Berto no seguirá. Y se mantendrá una reunión con Pablo. Sobre la mesa, ofrecerle una ampliación corta.

Compartir el artículo

stats