Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sporting ultima la instalación de nuevos videomarcadores en El Molinón: sufragados por el club rojiblanco, serán de última generación

El club confía en estrenar las pantallas ante el Ibiza si se culminan a tiempo las tareas informáticas para su uso

El videomarcador del fondo norte instalado en El Molinón. | RSG | FIRMA

Trabajadores de una empresa externa (LG) completaron en las últimas horas la instalación de los nuevos videomarcadores en El Molinón. Las dos pantallas, de gran formato, están colocadas en cada uno de los dos fondos del estadio municipal. El coste de la instalación corre a cargo del Sporting, en constante comunicación con el Ayuntamiento, que es propietario del estadio. El Sporting trabaja a estas horas a contrarreloj para que estos dos grandes monitores puedan ser presentados a la afición en el encuentro de mañana ante el Ibiza. Pero esa meta aún no está confirmada.

Aunque la instalación de los dos monitores está completa, todavía se está pendiente de rematar con el proceso informático. A lo largo del día de hoy se continuarán con las pruebas, sin descartarse en estos momentos que se posponga unos días la presentación de los videomarcadores hasta que su uso sea completo. El objetivo para el club rojiblanco es que sus aficionados puedan disfrutar de una experiencia completa. Por eso, no quiere acelerar los procesos y presentar estas dos infraestructuras luminosas a prisas y sin que estén al cien por cien rematadas.

La instalación de estas dos pantallas gigantes supone el último paso nuevo en el proceso que está llevando a cabo Orlegi Sports de la mano del Ayuntamiento para modernizar el estadio. Parte de las infraestructuras de El Molinón necesitaban una revisión. De hecho, han sido muchos las aficiones que han criticado el estado del campo más antiguo de España. Al margen de los videomarcadores se han ejecutado más obras en el municipal gijonés las últimas semanas. Por ejemplo, se ha pintado la grada este –que se encontraba en estado precario–, se ha hecho un mural nuevo para homenajear a Quini (en la misma grada este), y también se han cambiado los letreros en muchas zonas del estadio. Todo está dentro del plan de mejoras e infraestructuras diseñado para Mareo y El Molinón.

Aunque necesarias, estas inversiones realizadas para mejorar las infraestructuras del estadio rojiblanco responden también a la candidatura para que El Molinón sea una de las sedes que acoja el Mundial 2030. El proyecto final debe ser presentado en muy poco tiempo. De hecho, el día 30 de septiembre es un día muy importante, crucial, porque se firmarán los documentos antes de exponer el proyecto ante la Federación Española de Fútbol, confirmando la candidatura.

Todas las partes implicadas (el Sporting, el Principado, el Ayuntamiento y la Federación Asturiana de Fútbol) confirmarán que apuestan por el proyecto, sobre el que se viene trabajando con sumo hermetismo desde hace varias semanas. La obra más importante, en cualquier caso, estaría por hacer y sería la ampliación de El Molinón, que tendría que superar los 40.000 espectadores para cumplir con los criterios de la FIFA. El estadio rojiblanco no es el único que en este momento no cumple con el aforo. Hay otras sedes que tienen previsto presentarse que también necesitarán operar para ampliar sus dimensiones. Tampoco lo tienen Riazor (La Coruña), Balaídos (Vigo), La Romareda (Zaragoza) y La Rosaleda (Málaga), quienes también sopesan presentarse para ser sedes del Mundial 2030.

Compartir el artículo

stats