04 de marzo de 2015
04.03.2015

El hombre que atropelló a 8 personas en Grado acepta 1 año y 4 meses de prisión

El acusado, que ha reconocido los hechos, ha llegado a un acuerdo en la responsabilidad penal, pero la responsabilidad civil para indemnizar a las víctimas ha quedado vista para sentencia

04.03.2015 | 19:49

El joven de 18 años acusado de conducir de forma temeraria por las calles de Grado y de arrollar a ocho personas que estaban charlando en una acera, a la que se subió, ha aceptado este miércoles una condena de un año y cuatro meses de prisión, según ha informado a Europa Press el letrado de la defensa, Jesús Robles Blanco.

El juicio se ha celebrado este miércoles en el Juzgado de lo Penal número tres de Oviedo. El acusado, que ha reconocido los hechos, ha llegado a un acuerdo en la responsabilidad penal, pero la responsabilidad civil para indemnizar a las víctimas ha quedado vista para sentencia. Además de la pena de privación de libertad ha aceptado la privación del permiso de conducir vehículos a motor y ciclomotores durante tres años y cuatro meses.

Responde por el delito de conducción temeraria y de delitos de lesiones por imprudencia grave. La Fiscalía del Principado de Asturias en su escrito de acusación solicitaba para el acusado dos años de prisión y abono de indemnizaciones a las víctimas por valor de casi 57.000 euros.

Los hechos ocurrieron sobre la 01.45 horas del día 30 de octubre de 2011, cuando el acusado conducía por las calles de Grado. En un momento dado, procedente de la carretera N-634, se incorporó a la calle La Moratina, vía urbana de Grado compuesta por dos carriles -uno para cada sentido de circulación-, con una anchura de cinco metros, tramo recto ascendente, con buena visibilidad, limpia, seca y en correcto estado de conservación y rodadura.

Al llegar a la altura del número 13, frente al bar Music, detuvo el coche y entabló conversación con varias personas. A continuación, reanudó la marcha en sentido ascendente a gran velocidad, hasta la altura del ambulatorio. Allí dio la vuelta y bajó otra vez en sentido contrario, a gran velocidad, y al llegar de nuevo a la altura del bar pisó de repente el freno, provocando que el vehículo girara sobre sí mismo y se desplazara hacia la izquierda.

Entonces el coche chocó contra la acera, realizó un nuevo giro, se desplazó hacia atrás y se quedó detenido en sentido contrario al de bajada. Al subirse a la acera arrolló a varias personas que, despreocupadas, se encontraban charlando en ese lugar. En concreto atropelló a ocho personas. Algunas de ellas sufrieron lesiones de gravedad, con roturas y politraumatismos, entre otras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook