Suscríbete

Caso Abierto - La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

Un médico de A Coruña, investigado por presuntos abusos sexuales a pacientes

Dos presuntas víctimas y otras dos testigos denunciarán en el muinnicipio gallego de Padrón sus experiencias ante la jueza | El Servicio Gallego de Salud ya había abierto una investigación sobre el facultativo el pasado verano

Fachada del Hospital Clínico Universitario de Santiago.

El juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Padrón (A Coruña) acaba de admitir a trámite la denuncia de dos mujeres, presuntas víctimas de “abuso sexual con acceso carnal” por parte de un médico de Atención Primaria. Según el auto del juzgado local, al que ha tenido acceso en exclusiva 'Faro de Vigo', medio que pertenece al mismo grupo editorial que este diario, “los hechos que resultan de las anteriores actuaciones [la denuncia conjunta] presentan características que hacen presumir la posible existencia de delito de abuso sexual con acceso carnal”.

De esta forma, se judicializa un proceso que comenzó el pasado verano, cuando una de las denunciantes puso una queja en el Centro de Saúde de Padrón sobre una situación de presunto abuso que habría sufrido por parte de un médico de familia. A raíz de aquella reclamación, se incoó un expediente disciplinario al denunciado por parte de la Inspección de Servicios Sanitarios. Ni la denunciante ni su abogado han tenido acceso, a día de hoy, a los resultados de aquella investigación.

Sin embargo, no fue hasta bien entrado el mes de agosto cuando el caso obtuvo cierta trascendencia pública. Entonces, otra de las presuntas víctimas de abuso sexual publicó en redes un vídeo en el que describía la situación que había vivido en una consulta. Aquel vídeo, difundido por un colectivo feminista de la localidad, tuvo cierta repercusión mediática y puso en contacto a otras presuntas víctimas. En concreto, a cuatro.

Dos de ellas son las que han presentado la denuncia conjunta y las otras dos acudirán al procedimiento en calidad de testigos y con versiones similares del mismo hombre. Según recoge la denuncia, en el primero de los casos, la denunciante acudió a la consulta a causa de una diarrea que sufría desde unos días atrás. El doctor, entonces, le habría pedido que se quitase el pantalón y “el denunciado, sin pedir permiso, ni avisar de lo que le iba a hacer, procedió a bajarle bruscamente las bragas”, según el texto de la denuncia, que prosigue: “Con una respiración diferente, agitada, comienza a palparle y tocarle el pubis, sin previo aviso. Acto seguido y también sin avisar el denunciado le levanta la camiseta a la denunciante y metiéndole la mano por dentro del sujetador, le empieza a palpar los pechos”.

En el mismo escrito, la denunciante pone de manifiesto que se sintió “incómoda e intimidada” en todo momento.

Según el abogado que ha presentado la denuncia, Enrique León, el caso de la segunda presunta víctima “podría juzgarse con más severidad”. La denunciante acudió también a la misma consulta con una afección similar de diarrea, pero agravada por unos hongos vaginales. Según recoge el texto de la denuncia: “Cuando la denunciante se encontraba en bragas, por el denunciado, sin avisar, y sin pedir permiso, se procede a, bruscamente, bajarle las bragas hasta la altura de las rodillas. Acto seguido, le pide que flexione las piernas y sin avisar, sin indicar lo que iba a hacer, sin explicar o pedir permiso, sin guantes, procede a introducir sus dedos en la vagina de la denunciante, sin ponerse guantes. Ante el dolor causado (...), la denunciante le pide que pare, pero continúa diciendo “bueno, bueno...” y ante las evidentes muestras de dolor, retira los dedos, llevándoselos a la nariz y diciendo “esto tampoco huele mal...”.

Fuentes del Servicio Gallego de Salud reconocen “no saber nada” todavía del procedimiento. No obstante, el auto les obligará a entregarle a la jueza cualquier queja que se haya producido anteriormente frente al denunciado.

Además, el abogado de las presuntas víctimas, Enrique León, presentará hoy un escrito pidiéndole a la jueza que modifique los horarios de las declaraciones de denunciantes y denunciado, ya que apenas tienen una diferencia en el tiempo de media hora. Algo que, a su juicio, podría tener una repercusión negativa sobre ellas.

Compartir el artículo

stats