María José Campanario está de celebración. Y es que este viernes cumple 42 años en un buen momento de salud y de estabilidad familiar, completamente apartada del foco mediático y preocupada por la expectación que se ha creado en torno a su hija Julia, que acaba de alcanzar la mayoría de edad y ya ha protagonizado tantas polémicas como portadas, a pesar de su firme intención de no convertirse en personaje público.

Con las restricciones por el Covid visiblemente relajadas, María José podrá soplar las velas este fin de semana en familia tanto con su marido, Jesús Janeiro - que actualmente se encuentra 'instalado' en Madrid por su nuevo proyecto profesional - como con Julia, que también reside en la capital y a la que estuvo meses sin ver a causa de la pandemia, y que imaginamos que se desplazará con su padre a Arcos de la Frontera para celebrar el cumpleaños de su madre.

María José Campanario rompe a llorar en el juicio Atlas/EFE

Pero, mientras tanto, Jesulín de Ubrique no ha alterado sus planes en el día en que su mujer cumple 42 años y, como viene siendo habitual en las últimas semanas, ha acudido a la grabación de su nuevo programa, 'El desafío'. Un auténtico reto como su propio nombre indica, que el diestro está afrontando con ganas e ilusión, sorprendiendo a sus compañeros con su simpatía y su cercanía.

De lo más sonriente le hemos visto precisamente llegando al plató donde se graba el programa, confesando que todavía no sabe cómo celebrarán el 42 cumpleaños de María José Campanario, un día muy especial que Jesús se va a pasar trabajando lejos de su mujer.

Tan discreto como de costumbre, el de Ubrique ha evitado sin embargo qué le parece el último altercado protagonizado por su hija Julia en el último partido de fútbol disputado por su novio, Brayan Mejía, cuando un señor la increpó al grito de Jesulina. Sin perder la sonrisa, el ex de Belén Esteban guarda silencio, sin confesar que le parece el 'sobrenombre' que le han puesto a su niña.