DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El éxito del "Amazon de los productos de los conventos", que ayuda a pagar los gastos de 120 monasterios

Un proyecto, que en Asturias cuenta con Las Pelayas, pone a la venta online 10.000 productos delicatessen de los cenobios

22

Los productos gourmet salen de los conventos para pagar la los gastos de 170 monasterios de España

Hay más de 10.000 productos delicatessen, gourmet y detalles de artesanía primorosa que tienen en común que están hechos en “silencio y oración” intramuros de conventos y monasterios. Esas delicias gastronómicas, textiles y decorativas tienen desde hace solo unos meses nuevos canales de venta para llegar a cualquier punto de España. Una distribución con escaparate online y hasta showroom gracias a una iniciativa que se presenta como el “Amazon de los monasterios”. Y que va camino de dejar sin stock a despensas de cartujos, cistercienses y jerónimas.

Cesta torno, con una selección de productos de monasterios.

Cesta torno, con una selección de productos de monasterios.

La comercialización a espuertas de mermeladas, quesos, empiñonadas, dulce de leche, noruegas de pistacho, marrón glacé, chocolate puro con aceite, caramelos de propóleo, cervezas artesanas, vino, vinagres aromatizados, belenes o canastillas de bebé ha comenzado. O sea, todo lo de siempre y mucho nuevo. “En los conventos españoles se hace mucho más que pastas o polvorones. En realidad, lo que ponemos a disposición de cualquiera es una cesta de la compra: leche, quesos, aceite, patés, cerveza, mermeladas, y todo tipo de dulces; pero también artesanía o ropa de bebé”, explican los promotores.

La venta de esos productos que hasta ahora y durante siglos casi salían exclusivamente a través de celosías ha cogido vuelo de la mano de la Fundación Contemplare, gestada hace tres años con el objetivo de difundir la riqueza de la vida contemplativa y contribuir a su sostenimiento, buscando modos de venta de sus productos, canalizando donaciones y asesorando a monjes y monjas que saben de obradores menos que de mostradores.

Queso de oveja semicurado del monasterio cisterciense de Tulebras, en Navarra.

Queso de oveja semicurado del monasterio cisterciense de Tulebras, en Navarra.

España tiene más de 800 monasterios y conventos en los que viven 9.000 monjes y monjas contemplativos que hay en España. Sobre todo monjas, ya que el 96% de los cenobios son femeninos. La Fundación colabora con unos 120 de esos centros de clausura y entre ellos incluyen a las Pelayas de Oviedo. 

Igual que otros muchos sectores, la pandemia menguó los ingresos de unas comunidades que tienen la obligación de intentar ser autosuficientes sabiendo que suman gastos fijos muy elevados y otros extraordinarios que descuadran a los más ahorradores. Así que con el covid golpeándolo todo el proyecto cogió velocidad de crucero. “Las monjas y los monjes viven del torno y han estado sin visitas durante toda la pandemia. Son autónomos, pagan su Seguridad Social y sus facturas, y sus ingresos se han visto reducidos a la nada. Por eso aceleramos los planes de venta online para dar salida a los productos”, explica la colaboradora Paloma García Ovejero.

Aceite de oliva virgen al romero del monasterio de Jerónimas de Constantina, Sevilla.

Aceite de oliva virgen al romero del monasterio de Jerónimas de Constantina, Sevilla.

Garantizan que nunca hasta ahora se habían reunido en una sola web tantos y tan variados productos elaborados en los monasterios de toda España. Desde los más típicos a quesos, bricks de leche o tarros de “pimientos en dulce” y fresas a la pimienta negra. Las manos de los monjes siguen haciendo cerveza trapense, pero también se han metido con el paté de cabrales a la sidra y hasta con el browni o el moderno bombón volcano.

“Ahora mismo apuramos la apertura de la tienda física o centro de logística en el centro de Aravaca (Madrid). Aún no la hemos inaugurado y ya va como un tiro gracias al boca-oreja”, explica García Ovejero. Sabían que era “un producto de nicho” y no se equivocaron. En toda España hay un “tirón” claro en los productos de “las Pelayas”. “Las que más triunfan son sus pastas de mantequilla y de avellana que van en una caja blanca... en los mercadillos navideños o ventas especiales son un éxito total. Ahora mismo no las ves en la web porque no hay stock. Esto también es artesanal y nos adaptamos nosotras al ritmo de cada monasterio, no es un “abastecimiento” al uso”, explican. Y tanto que no es al uso porque en este canal de venta con el pedido de polvorones se puede añadir otro encargo: que las monjas y monjes nos dediquen un rezo. 

Compartir el artículo

stats